A la memoria de Paco Castellón


A continuación, les reproducimos el artículo de Isa López, en nombre de la cuadrilla de María Auxiliadora

Varios momentos de la cuadrilla de María Auxiliadora, que dirigía Paco Castellón.
Varios momentos de la cuadrilla de María Auxiliadora, que dirigía Paco Castellón.
Varios momentos de la cuadrilla de María Auxiliadora, que dirigía Paco Castellón.
Varios momentos de la cuadrilla de María Auxiliadora, que dirigía Paco Castellón.

Hoy es un día triste, mensajes que jamás hubiéramos querido recibir. Era pronto, muy pronto. Te merecías seguir disfrutando de la vida, de tus hijos, de tu mujer… nuestra Pili. ¡Te merecías tanto!

Hace 22 años te embarcaste en la aventura de dirigir a un grupo de entusiastas niñas y, sobre todo, fieles devotas de su Señora, nuestra Auxiliadora. Luchaste siempre por nosotras, por tus niñas.

Nos enseñaste a andar, nos diste directrices de todo lo que necesitábamos saber para pasear por las calles de su barrio a la Reina Salesiana. Siempre con paciencia, queriéndonos, mimándonos, cuidando de cada una como si fuéramos tus hijas. Siempre con la misma ilusión, cada año, cada igualada en el pórtico de la iglesia, apoyándote en grandes compañeros que, además, les enseñaste a tratarnos con el mismo cariño que tú nos tenías. Nunca faltaba un caramelo o una botella de agua. Detalles insignificantes que te hacían tan grande. 

Horas de ensayos, noches y tardes, frío y calor pero siempre con tus niñas. Se respiraba ambiente de comunión, de fraternidad, de devoción y, ese ambiente, era gracias a ti. No existía cuadrilla femenina y masculina, contabas con TU CUADRILLA, tus niños y tus niñas, siempre juntos compartiendo valores y un sentido de pertenencia a nuestro colegio, por y para ELLA, que sólo los que hemos tenido la gran fortuna de tener la experiencia, sabemos lo que significa.

Dedicaste diecisiete años a hacer posible que cada generación de alumnas y alumnos que finalizaba sus estudios en su colegio pudiera cumplir su sueño de ser los pies de su Reina, su Virgen, su María Auxiliadora, nuestra Auxi. 

Nos apoyaste incondicionalmente y nos pusiste en primer lugar siempre con ese gran corazón que te caracterizaba y que hoy ha dejado de desprender bondad, dedicación, amor, lealtad y devoción. No nos olvidamos de todos los momentos vividos contigo, con Manuel, con Pedro… Hiciste posible que coronáramos a nuestra Señora, porque aunque no te lo pusieron nada fácil,  tus niñas siempre iban por delante. 

Algunas comenzamos y terminamos contigo la etapa más bonita que puede vivir una persona fiel a sus creencias, leal a su devoción.

¡GRACIAS POR TANTO, CAPATAZ, AMIGO, PADRE, COMPAÑERO DE VIAJE DE ESOS DIECISIETE AÑOS!

Que brille para ti siempre la luz perpetua. D.E.P. Paco Castellón.

TUS NIÑAS Y TU EQUIPO DE MARÍA AUXILIADORA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here