Pregón de la Merced: La otra faceta del presentador


Hacer de la pandemia una oportunidad. Esto es la máxima que parece haber aplicado la hermandad de la Merced

Adolfo Molina y Luis Martín./Foto: Francisco Patilla
Merced
Adolfo Molina y Luis Martín./Foto: Francisco Patilla

Hacer de la pandemia una oportunidad. Esto es la máxima que parece haber aplicado la hermandad de la Merced en esta pandemia del coronavirus. Sus cultos son buen ejemplo de ello. Con un programa cuidado y adaptado a la nueva realidad, en el primer día de triduo pudo verse cómo los hermanos (los que permite el aforo) no faltaron a la cita.

Un coro para mantener la alegría

La celebración eucarística siempre debe ser motivo de alegría para el católico. Así lo entiende la cofradía que dirige Antonio Ruf que, además de dedicar un hermoso altar a la Virgen de la Merced, para el desarrollo del triduo cuenta con un coro formado por miembros de la hermandad. El mismo enseñorea el acontecimiento y da muestra de la vitalidad de la corporación de San Antonio de Padua.

Un pregonero feliz

“He sido muy feliz desde el 15 de mayo”. Así lo dijo Luis Martín en su pregón y, quien lo conoce, sabe que es verdad. Su intervención fue emocionante, medida en el tiempo y demostró el fondo de humanista cristiano de este cofrade que, de paso, fue político.

La otra faceta del presentador

El presidente del PP cordobés, Adolfo Molina, no llegó al atril en representación del cargo, sino como presentador de su amigo Luis. Acostumbrados a ruedas de prensa de mero contenido político, Molina mostró su dimensión cofrade, cristiana y comprometida. Y no le dolieron prendas en señalar que el político debe hacer valer sus convicciones, dentro del humanismo cristiano que es el sustrato de la sociedad en que nos hallamos insertos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here