“Este año iba a ser el más especial y bonito de nuestra historia, pero esta pandemia ha trastocado nuestras ilusiones”


El hermano mayor de la hermandad de la Paz, Enrique Aguilar, ofrece las claves del acto que celebrarán el 8 de septiembre

semana vírgenes paz otoño
Rosario de la Virgen de la Paz y Esperanza./Foto: Luis A. Navarro
semana vírgenes Paz
Rosario de la Virgen de la Paz./Foto: Luis A. Navarro

El próximo 8 de septiembre será una jornada muy especial para la hermandad de la Paz. Y es que su titular mariana estará expuesta a la veneración de los fieles en la iglesia del Santo Ángel. Una fecha importante, tras todo lo sucedido estos últimos meses, que cuyas claves revela a La Voz de Córdoba el hermano mayor de la cofradía, Enrique Aguilar. 

“La difícil situación que estamos viviendo, derivada de la crisis sanitaria provocada por el Covid-19, nos hace ver una vez más la necesidad que tenemos de apoyarnos en nuestra fe, que es la que mantiene viva nuestra esperanza”, comienza destacando Aguilar. Esto para reconocer que “este año iba a ser el más especial y bonito de nuestra historia por la coronación de nuestra Madre, pero esta pandemia ha trastocado nuestras ilusiones y las de infinidad de fieles y devotos” . En este sentido, el máximo responsable de la Paz recuerda que, “no solo ha impedido la celebración de nuestros cultos cuaresmales, de nuestra estación de penitencia y ha provocado el aplazamiento de la coronación, sino que ha provocado mucho dolor y angustia en muchísimas personas que han perdido un ser querido o se han quedado sin trabajo“. 

Por ello, el hermano mayor subraya que “entendemos que, ahora más que nunca, necesitamos tener cerca a la Santísima Virgen, para que nos cubra con su blanco manto y nos dé la paz y esperanza que necesitamos. De igual modo queremos unirnos al dolor que siente nuestra sociedad por la pérdida de tantas vidas humanas, celebrando una Eucaristía por el alma de todas ellas, así como en rogativas por el cese de la pandemia”. 

Pero la jornada no se limitará a esos actos, ya que “también somos conscientes de las dificultades que están atravesando muchas familias, que se acercan tanto al convento como a la hermandad pidiendo ayuda, por lo que se recogerán alimentos destinados a paliar sus necesidades más básicas”. 

“Se celebra igualmente el 81 aniversario de la bendición de nuestra Titular, motivo por el cual tendrá lugar una ofrenda de flores durante toda la jornada, para así honrarla como se merece” apunta el máximo responsable de la institución peniencial, concluyendo que “este 8 de septiembre será por tanto un día muy especial y emotivo para la hermandad, así como para todos los devotos de la imagen, como si de un nuevo Viernes de Dolores se tratase… porque más pronto que tarde volveremos con más ganas e ilusión que nunca”.