La Buena Muerte entrega 700 kilos de alimentos en el Polígono Guadalquivir

155

La cofradía de la Madrugada realizó una campaña de recogida de alimentos coincidiendo con el periodo de devolución de las túnicas de los nazarenos

Alimentos en la capilla de la hermandad de la Buena Muerte a los pies de la Reina de los Mártires./Foto: LVC
Alimentos en la capilla de la hermandad de la Buena Muerte a los pies de la Reina de los Mártires./Foto: LVC
Alimentos en la capilla de la hermandad de la Buena Muerte a los pies de la Reina de los Mártires./Foto: LVC
Alimentos en la capilla de la hermandad de la Buena Muerte a los pies de la Reina de los Mártires./Foto: LVC

Lejos de caer en el pesimismo y la inacción por la suspensión de las procesiones de semana santa debido a la crisis sanitaria, las hermandades cordobesas están demostrando una gran actividad, enfocada en la ayuda a los necesitados que, en este tiempo de grave crisis económica, se han multiplicado. Esta vez han sido los jóvenes de la hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señora Reina de los Mártires, en coordinación con la Diputación de Caridad de la cofradía, los que han llevado a cabo una campaña de recogida de alimentos no perecederos y otros productos de higiene, en la que han colaborado tanto los propios hermanos como los feligreses  que acudían a las misas a San Hipólito.

La campaña ha coincidido con el proceso de devolución de las túnicas propiedad de la hermandad por parte de aquellos nazarenos que las habían retirado para la estación de penitencia, suspendida por el estado de alerta sanitaria. Así los hermanos, al entregar el hábito llevaban también su aportación, que se depositaba en la capilla a los pies de la Virgen. Además, durante las misas, los sacerdotes animaban a colaborar con este proyecto a los asistentes, y un grupo de jóvenes situado en la puerta del templo recogía estas colaboraciones.

La donación ha consistido sobre todo en leche, legumbres, pastas, alimentos infantiles, conservas, gel y productos de limpieza. Además se ha completado con una entrega en efectivo para adquirir otros productos perecederos, como huevos o pollos, que los voluntarios de Cáritas de la parroquia Santa Luisa de Marillac entregan semanalmente a numerosas familias del polígono Guadalquivir. El Párroco de este barrio, uno de los más pobres de España según  el informe Urban Audit publicado por el Instituto Nacional de Estadística, comentaba a este medio que las necesidades que habitualmente cubrían se han multiplicado por diez a raíz de la crisis económica y sanitaria.

El hermano mayor de la corporación se mostró muy satisfecho por la respuesta de hermanos y feligreses, y manifestó también  su agradecimiento a la comunidad jesuita de San Hipólito. Tuvo además unas palabras de elogio para el grupo joven, del que dijo que es el mejor patrimonio de la cofradía. Recientemente, además, la hermandad de la Buena Muerte entregó el importe de la recaudación de su almuerzo de cuaresma, que se publicitó como “Los Garbanzos Solidarios de Kisko García”. El beneficio obtenido superó los 3.000 euros, y se destinó sobre todo la Compañía de Jesús en Córdoba, para el sostenimiento del piso de acogida que regenta, además de una aportación a una obra social de las Esclavas del Sagrado Corazón, y otras a necesidades puntuales de diversas familias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here