El año de los tres grandes carteles

169

Fernando Vaquero, Alejandro Martín y David Payán han marcado la estética de este 2020 en Córdoba

Presentación del cartel de la Semana Santa de Córdoba 2020./Foto: Irene Lucena carteles
Presentación del cartel de la Semana Santa de Córdoba 2020./Foto: Irene Lucena
Presentación del cartel de la Semana Santa de Córdoba 2020./Foto: Irene Lucena carteles
Presentación del cartel de la Semana Santa de Córdoba 2020./Foto: Irene Lucena

Cuando antes de la Cuaresma y de la llegada de la crisis del coronavirus que daba al traste con las procesiones de la Semana Santa de 2020, la capital cordobesa asistía a la presentación de uno de los carteles de la semana mayor más aplaudidos de las últimas décadas.

Se trataba de la excepcional obra de Fernando Vaquero, que aunaba a la hermandad del Remedio de Ánimas con uno de los iconos de la pintura cordobesa y universal, Julio Romero de Torres. La pieza obtuvo un éxito incontestable y ya es parte de la mejor historia de las cofradías cordobesas.

Alejandro Martín y Francisco Gómez Sanmiguel descubren el cartel./Foto: LVC
Alejandro Martín y Francisco Gómez Sanmiguel descubren el cartel./Foto: LVC

Meses después, esta misma semana se han presentado otros dos carteles. El de las Glorias, que quedó aplazado por el coronavirus, también ha sido muy celebrado. Obra de Alejandro Martín, el mismo tiene una estética muy personal e imita a un póster en uno de los intercolumnios de la Plaza de la Corredera (el cartel de un cartel) con la Virgen del Socorro como gran protagonista. Y con un guiño a la Virgen de la Paz y Esperanza en la parte inferior de la pieza, recordando el año en que debía haber sido coronada.

Cartel realizado por David Payán para la archicofradía del Carmen de San Cayetano.
Cartel realizado por David Payán para la archicofradía del Carmen de San Cayetano.

Finalmente, un día después se presentaba el de la Virgen del Carmen Coronada. Una pieza de una estética envidiable, la conseguida por David Payán, donde la corona de la Virgen aparece envuelta por un aro y por un conjunto de personas unidas que simbolizan el mundo; un mundo que gira alrededor de la Virgen como símbolo de protección y esperanza y que mediante su escapulario nos hacemos signo visible de la alianza con María en estos momentos de incertidumbre debido a la pandemia que sufrimos actualmente. El Niño porta la luna en la mano en señal de la Divinidad de Cristo, con el universo y sus elementos en sus manos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here