Así ha sido el primer mensaje del nuevo obispo de Huelva a su diócesis


Monseñor Gómez Sierra: “Sevilla para mí no ha sido un episodio transitorio, sino una etapa de mi vida como obispo”

Santiago Gómez Sierra besa la mano a la Virgen de la Trinidad./Foto: LVC
Monseñor Santiago Gómez Sierra besa la mano a la Virgen de la Trinidad./Foto: LVC
Santiago Gómez Sierra besa la mano a la Virgen de la Trinidad./Foto: LVC
Monseñor Santiago Gómez Sierra besa la mano a la Virgen de la Trinidad./Foto: LVC

La sala de prensa del arzobispado de Sevilla ha sido el escenario donde se ha dado a conocer el nombramiento de monseñor Santiago Gómez Sierra, como obispo electo de Huelva. En una comparecencia presidida por el arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo Pelegrina; el secretario general de la archidiócesis, Isacio Siguero, ha dado lectura al nombramiento de Gómez Sierra como nuevo prelado de la diócesis onubense

Santiago Gómez Sierra, Juan José Asenjo Pelegrina e Isacio Siguero./Foto: LVC

“Es una diócesis hermana e hija de la archidiócesis de Sevilla”, ha señalado monseñor Asenjo Pelegrina. Quien ha recordado que, hasta 1953, perteneció a Sevilla. “Don Santiago va a ser el sexto obispo”, ha señalado el arzobispo para destacar que el obispo electo de Huelva “tiene muchos motivos para recibir con satisfacción este nombramiento”. Mientras que ha agradecido su labor como obispo auxiliar de Sevilla, durante casi diez años. “Le estoy muy agradecido; se va a una diócesis hermana e hija de la nuestra”, ha insistido. Para agregar que, “aquí siempre tendrá su casa y en el arzobispo va a tener a un hermano y a un amigo. Y en los sacerdotes de la archidiócesis a una familia en la fe”.

El mensaje del obispo electo

Santiago Gómez Sierra, Juan José Asenjo Pelegrina e Isacio Siguero./Foto: LVC

A las emotivas palabras de monseñor Asenjo Pelegrina le ha seguido el mensaje de monseñor Gómez Sierra a su nueva diócesis. El obispo electo ha saludado a la misma y ha mostrado su “ilusión y alegría”, así como su gratitud al Papa Francisco por el nombramiento. Asimismo ha saludado “con afecto a don José Vilaplana, que me ha mostrado su alegría”. 

“Espero que me recibáis como un miembro de la familia de Dios. Seguiremos avanzando en el camino de la conversión pastoral y misionera, como nos pide el Papa Francisco”, ha subrayado monseñor Gómez Sierra. Quien ha citado a San Juan Pablo II, para avanzar que “el programa ya existe, es el de siempre, se centra en Cristo”. Y se ha encomendado a los santos de la Iglesia particular de Huelva y a la patrona de la diócesis, la Inmaculada Concepción.

“Sevilla para mí no ha sido un episodio transitorio, sino una etapa de mi vida como obispo”, ha valorado monseñor Gómez Sierra. Quien, en un plano más personal, se ha emocionado al recordar que en su etapa en la archidiócesis falleció su madre. Y no ha dudado en resaltar que “me voy agradecido con el arzobispo. He tratado de servirle con la mayor competencia de la que he sido capaz”. Y se ha mostrado “muy agradecido a todos los sacerdotes, religiosas y los fieles cristianos” de la archidiócesis hispalense.

Cabe recordar que el obispo electo de Hueva fue ordenado en Córdoba en 1982. Diócesis a la que sirvió durante casi tres décadas y en la que fue párroco de la Trinidad, canónigo de la Catedral y, en dos etapas, vicario general. En 2010 fue nombrado obispo titular de Vergi y auxiliar de Sevilla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here