El Resucitado no cesa su ayuda a los más necesitados


La hermandad acaba de hacer entrega de 400 litros de leche y galletas a la cáritas parroquial de Santa Marina

Entrega de los productos a la cáritas parroquial de Santa Marina./Foto: Resucitado
Entrega de los productos a la cáritas parroquial de Santa Marina, en una imagen de archivo./Foto: Resucitado
Entrega de los productos a la cáritas parroquial de Santa Marina./Foto: Resucitado
Entrega de los productos a la cáritas parroquial de Santa Marina./Foto: Resucitado

La crisis provocada por la pandemia del coronavirus ha mostrado la impronta asistencial de las hermandades. Numerosos están siendo los ejemplos ofrecidos por las cofradías, para atender a los más azotados por esta situación de emergencia a todos los niveles. Y una de ellas ha sido la hermandad del Resucitado, que acaba de hacer entrega de 400 litros de leche y galletas a la cáritas parroquial de Santa Marina.

Cabe recordar que esta no es la primera acción social de la cofradía que dirige Francisco Ruiz Abril durante esta crisis. Y es que, además de esta iniciativa enmarcada dentro del mayo benéfico de la corporación, durante las pasadas cruces de mayo, se proyectaban desde la casa de un vecino las imágenes de cruces de otros años. El objetivo era que, a través de Bizum y un número de cuenta que se han puesto a disposición de quienes deseasen colaborar, se pudiera hacer un donativo que supliera parte de las ganancias. Lo recaudado era donado a la cáritas parroquial de Santa Marina.

La corporación que dirige Francisco Ruiz Abril tiene una de las cruces con más solera de la capital y, cada año, es una de las más visitadas. Un hecho que repercute directamente en los más necesitados, ya que de los beneficios obtenidos por medio de este evento, la hermandad del Resucitado aporta una parte significativa a la antedicha cáritas parroquial.