Dedicación de la Santa Iglesia Catedral, en la Diócesis es fiesta

178

Celebrada en el calendario litúrgico cordobés cada 18 de mayo, con esta celebración se evoca la primera dedicación del templo, es decir, su consagración al culto católico como templo principal

Reyes dedicación
Manuel Pérez Moya./Foto: Cabildo
Reyes dedicación
Manuel Pérez Moya./Foto: Cabildo

Celebrada en el calendario litúrgico cordobés cada 18 de mayo, con esta celebración se evoca la primera dedicación del templo, es decir, su consagración al culto católico como templo principal diocesano. En esta primitiva dedicación, datada en el año 1146, la eucaristía y el canto de las horas litúrgicas serían presididos por don Raimundo, arzobispo de Toledo. En aquel momento, la ciudad de Córdoba había sido reconquistada por Alfonso VII, el Emperador, dentro de una campaña que desarrolló por buena parte de Andalucía. Si bien, fue una recuperación breve y no sería hasta casi un siglo más tarde, cuando la urbe volviera a ser cristiana. 

Como ha señalado el canónigo de la Catedral de Córdoba, Tomás Pajuelo, en un escrito publicado por la Diócesis; “celebremos este día con gozo, con profundo sentido de pertenencia a la Santa Madre Iglesia, con verdadera conciencia de formar parte de una gran familia que tiene como casa principal, desde 1146, la Santa Iglesia Catedral”. Esto para subrayar que “esa unidad se manifiesta en las grandes solemnidades litúrgicas en las que el Obispo preside la Eucaristía y celebra junto con los capitulares y todos los sacerdotes, y con el pueblo fiel; el Corpus Cristi, La Semana Santa, El Triduo Pascual, La Misa Crismal, las Ordenaciones, las Confirmaciones etc… y tantos y tantos momentos únicos de encuentro con Dios en la Santa Iglesia Catedral”.

Pajuelo ha animado a que “al celebrar esta solemnidad, tomemos conciencia de lo importante que es la Catedral en la vida de nuestra diócesis, que nos demos cuenta que de ella fluye el ministerio apostólico de nuestro obispo y se garantiza el culto, la caridad y el servicio espiritual y material a toda la diócesis”.

La otra Dedicación

Con fecha de 29 de junio de 1236, tendría lugar la segunda Dedicación. Ese día, el monarca Fernando III, el Santo ordenó que el edificio fuese consagrado a la fe cristiana bajo la advocación de Santa María, en una ceremonia oficiada por el obispo de Osma. La creación del Cabildo Catedral de Córdoba, en el año 1239, supuso la preservación de la función litúrgica y de los demás fines que son desarrollados desde la institución capitular hasta la actualidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here