Una cuadrilla que duró una década


Fue una década en la que Rafael Giraldo y su cuadrilla mostraron y perfeccionaron uno de los modelos en alza del mundo del costal

cuadrilla
Palio de Nuestra Señora de la Estrella./Foto: Luis A. Navarro
cuadrilla
Palio de Nuestra Señora de la Estrella./Foto: Luis A. Navarro

Cuando a finales de la década de los 2.000 la imagen de la Virgen de la Estrella comenzaba a procesionar, varios fueron los nombres propios. En el apartado del costal, los de Fernando Morillo (el primer capataz) y Rafael Giraldo (quien tomara su testigo) resonaron con fuerza. Así como el de una cuadrilla de costaleros, entonces, emergente.

De hecho y hasta después del Lunes Santo de 2019, Giraldo iba a llevar el peso de una de las cuadrillas más personales de la capital cordobesa. El capataz supo crear un vínculo muy fuerte en un grupo humano en el que se aunaron devoción, afición y oficio, convirtiendo a los costaleros de la Estrella en un referente.

Fue una década en la que Giraldo y su cuadrilla mostraron y perfeccionaron uno de los modelos en alza del mundo del costal. Si bien, los responsables de la hermandad de la Huerta de la Reina decidieron, en la Pascua de 2019, optar por un profundo cambio que afectó al gobierno de los dos pasos de la hermandad. Si bien, el nombramiento de los capaces de 2020 tardó en llegar puesto que, para la magna (donde participaba el Señor de la Redención) se optó por una opción transitoria, como era el caso del archiconocido capataz sevillano, Juan Manuel Martín.

De esa forma y con la suspensión de las salidas procesionales de la Semana Santa de 2020, será en 2021 cuando comience a apreciarse la nueva línea emprendida por la cofradía, con José Ángel Tejero y Francisco Luis Castaño como responsables del misterio y del palio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here