Fuentes recupera el sitio de las cofradías en Córdoba


“Las propuestas que se hacen desde las cofradías son muy sensatas y algunas en barrios muy señeros de Córdoba"

Salvador Fuentes y las rotulaciones dedicadas a Miguel Arjona, Prendimiento, Capataces Sáez y Fray Ricardo de Córdoba./Foto: LVC
Salvador Fuentes y las rotulaciones dedicadas a Miguel Arjona, Prendimiento, Capataces Sáez y Fray Ricardo de Córdoba./Foto: IL, BJ y Francisco Patilla
Salvador Fuentes y las rotulaciones dedicadas a Miguel Arjona, Prendimiento, Capataces Sáez y Fray Ricardo de Córdoba./Foto: LVC
Salvador Fuentes y las rotulaciones dedicadas a Miguel Arjona, Prendimiento, Capataces Sáez y Fray Ricardo de Córdoba./Foto: IL, BJ y Francisco Patilla

“Tenemos una deuda pendiente con el mundo cofrade, porque no ha sido un mundo ajeno a la vida de Córdoba. Hay perfiles muy importantes que tienen que tener un sitio en la ciudad”. Con estas palabras el concejal del Ayuntamiento de Córdoba y presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU), Salvador Fuentes (PP), se comprometía -en una entrevista concedida a La Voz de Córdoba– a culminar el proceso de rotulación de varias calles dedicadas al mundo de las hermandades: Capataces Sáez, Fray Ricardo, Miguel Aroja y Prendimiento

Era a comienzos del mes de febrero y el edil popular subrayaba que “las propuestas que se hacen desde las cofradías son muy sensatas y algunas en barrios muy señeros de Córdoba, que tienen un respaldo muy importante. Por ejemplo, tenemos un debe muy grande con Fray Ricardo y vamos a ello (…). Tenemos otros precedentes de calles, que no es que tengan menos mérito, pero no más que ellos”. 

Dos semanas después de aquel momento, Fuentes llevaba al Consejo Rector de la GMU unas propuestas que iban a recibir luz verde. Una vez aprobadas, este martes se han colocado las placas con el Jardín Capataces Sáez (en la plaza colindante a la iglesia de San Andrés); el Jardín de Fray Ricardo de Córdoba (en la Plaza de las Doblas); la Plaza Jesús del Prendimiento (en la intersección de la calle Abejar con la calle Crucifijo); así como el Pasaje Escultor Miguel Arjona (entre Escritora Carmen de Burgos y la Avenida del Aeropuerto).

Unas placas cuya importancia radica, además, en su carácter simbólico que trae consigo devolver su sitio en la ciudad al mundo de las cofradías. Un espacio propio en el que Fuentes ha tenido mucho que ver.