“Curro de esa raza de cofrades que está en vías de extinción”


Eduardo Heredia no duda en subrayar que “Curro, para mí, es de las personas que te encuentras un día en el camino y te engancha su verdad y su pasión”

Francisco Ruiz Abril./Foto: Resucitado
Francisco Ruiz Abril./Foto: Resucitado

Durante este “extraño” puente de mayo, Córdoba no ha podido celebrar, en plenitud, sus cruces de mayo. Una de las más populares, cada año, es la que la hermandad del Resucitado dispone en la Plaza Conde de Priego, donde este año se han proyectado imágenes con estampas de ediciones anteriores. En las últimas ha habido un nombre propio, el del hermano mayor de la cofradía de Santa Marina, Francisco Ruiz Abril. 

De él y su junta de gobierno ha surgido la iniciativa de recaudar fondos para la cáritas parroquial de Santa Marina. Partida que, en años anteriores, salía de los beneficios de la cruz y que, ante la imposibilidad de celebrarla este año, la corporación no ha querido faltar a su compromiso con los más necesitados.

Un gesto que muestra parte de la personalidad de Ruiz Abril (conocido entre los cofrades con el apelativo de Curro) y que ha llevado a un lugar preponderante a la hermandad del Resucitado. Sobre su figura nos hablan el vestidor de la cofradía, Eduardo Heredia; uno de sus grandes amigos, José Juan Jiménez Güeto; y el hermano mayor de la Paz, Enrique Aguilar, a quien le unen estrechos lazos con el Resucitado.

“Verdad y Pasión”

Francisco Ruiz Abril y Julián Urbano./Foto: LVC

Heredia no duda en subrayar que “Curro, para mí, es de las personas que te encuentras un día en el camino y te engancha su verdad y su pasión”. En este sentido, el vestidor destaca que, “gracias a Dios, es un hombre que dice lo que hace y hace lo que dice, eso parece una tontería, pero por desgracia conozco a pocas personas que lo practiquen después” A lo que añade que “es un ejemplar de esa raza de cofrades que está en vías de extinción, porque es cofrade de verdad, solo basta con echar un vistazo atrás y ver que gracias a su trabajo, esfuerzo y tesón la cofradía del Resucitado esta dónde esta”. Y esto, “después de pasar tantas vicisitudes”. 

“Es un hombre de Dios porque Dios está en la verdad, aunque aveces no nos guste”. Heredia finaliza reconociendo que “podía seguir hablando y no pararía, pues Curro tiene para rato. Eso por no decir que gracias a esas virtudes -antes citadas- su amistad es total”. Y apostilla: “Curro es un visionario, pues tiene esa gracia, lo que lo hace mucho mas especial todavía”.

Un trabajador infatigable

Por su parte, Jiménez Güeto destaca del hermano mayor del Resucitado que “es una persona buena, honesta, sacrificada, justa y ante todo muy sincera”. En este sentido, recalca que “dice lo que piensa y tiene humildad para recocer cuando se equivoca”. Y subraya que “es un buen amigo y hermano en la fe”.

Finalmente, Aguilar no duda en señalar que “es una gran persona y un buen amigo”. Para poner en valor que “es muy currante” y tiene “las ideas muy claras”. Para agregar que “está velando siempre por los intereses de su hermandad”, a lo que Aguilar otorga mucha importancia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here