La procesión en rogativas del Cristo de la Misericordia

191

La procesión discurría por la calle Agustín Moreno cuando cayeron las primeras gotas de una lluvia ausente en meses de la ciudad

cristo misericordia rogativas
Rogativas con el Cristo de la Misericordia. /Foto: LVC

A lo largo de la historia son numerosas las procesiones de rogativas que se han celebrado con las peticiones más diversas, desde las sanitarias hasta las meteorológicas. Cuando había alguna necesidad se organizaban estos actos religiosos que en Córdoba han contado como protagonistas a San Rafael, la Virgen de la Fuensanta y la urna con las reliquias de los mártires.

cristo misericordia rogativas
Rogativas con el Cristo de la Misericordia. /Foto: LVC

El año 1949 fue de una sequía atroz, de las peores que se recuerdan en la historia de la ciudad, con un registro de 327 mm, lo que supone la mitad aproximada de la media de lluvia que suele registrar la ciudad de Córdoba. Una calamidad, vamos. Ante esta situación, la Cámara Oficial Sindical Agraria solicitó de la autoridad eclesiástica una rogativa y se decidió que fuese con la imagen del Santísimo Cristo de la Misericordia, del que está documentada una salida en rogativas por la peste en 1650.

Esta procesión tuvo lugar el 8 de marzo y no olvidó las raíces de lo que han sido las rogativas en Córdoba. Así, el cortejo se puso en marcha a las 18:00 desde la iglesia del Juramento y se dirigió a San Pedro, en cuya puerta estaban situadas las reliquias de los mártires. La procesión terminó en el santuario de la Fuensanta, con lo que se cumplía la visita, al menos, a los tres hitos devocionales más sólidos de la ciudad.

La Delegación de Trabajo ordenó para dicha tarde el cierre de los comercios y de las industrias para favorecer así la asistencia a un acto al que no faltaron las hermandades y todos los colectivos religiosos, además de seminaristas, sacerdotes, religiosos. La presidencia estuvo encabezada por el vicario general de la diócesis, Francisco Navajas, quien estuvo acompañado de numerosas autoridades civiles y militares.

Las crónicas de la época hablan de que esta procesión de rogativas congregó a unas 20.000 personas en las calles de Córdoba. La prensa recogió el dato de que cuando el cortejo se encontraba en la calle Agustín Moreno, camino de la Fuensanta, cayeron las primeras gotas de una lluvia que, aunque tímida, no se veía en Córdoba desde hacía meses. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here