El manto que no fue para la Virgen de la Piedad

148

La hermandad pensó en el ajuar antes de disponer de su titular mariana

Virgen de la Piedad manto
Virgen de la Piedad. /Foto: LVC

Sabido es que en el patrimonio de la hermandad del Prendimiento se conserva un traje de luces que perteneció a Manuel Rodríguez Sánchez ‘Manolete’, quien se formó en las aulas del Colegio Salesianos. Desde su donación por la madre del diestro, Angustias Sánchez, el terno se conserva en un vitrina, aunque su destino inicial fuera otro.

Virgen de la Piedad manto
Virgen de la Piedad. /Foto: LVC

La donación se materializó pasada la Semana Santa de 1953, en los momentos en los que la hermandad salesiana daba sus primeros pasos. Los proyectos eran muchos y en aquellos días el primero de todos era terminar el paso de misterio, que en su momento causó sensación, ya que en Córdoba no se había visto nada parecido.

Esta cofradía no contaba aún con la imagen de la Virgen de la Piedad, que tardaría aún algunos años en llegar. En 1953 barajaban que la tallara Antonio Castillo Ariza, autor del Señor del Prendimiento, aunque finalmente saliera de las manos de Juan Martínez Cerrillo. 

Antes de contar con la Virgen, la junta de gobierno, encabezada por Ricardo Muñoz Arenas, ya pensaba en el ajuar de la misma. Soñaban con un manto que luciera los bordados del traje de luces de Manolete, motivo por el que se lo pidieron a su madre. Ésta lo entregó con una carta en la que afirmaba que desprenderse de esta pieza suponía “un desgarro en el corazón”, aunque le consolaba el hecho de que el destino fuera el Colegio Salesianos, “que le educó y le enseño a querer tan hondamente a cuantos le rodeamos”.

Pero un solo traje de luces no tiene bordados suficientes para todo un manto de salida y a la junta de gobierno se le ocurrió pedirle un traje a Carlos Arruza, el diestro mexicano que fue un gran amigo de Manolete, pero no accedió a la solicitud de la hermandad del Prendimiento. 

Finalmente no se pudo materializar el proyecto, por lo que el traje de luces de Manolete pasó a unan vitrina. Con el tiempo, la Virgen de la Piedad contaría con un manto que luciría los bordados que fueron del mítico paso de palio de la Virgen de las Angustias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here