El año que quisieron prohibir la salida de tres pasos

151

Fue el primer intento de trasladar la carrera oficial al entorno de la Mezquita-Catedral

amarrado a la columna. pasos
Amarrado a la Columna. /Foto: LVC

Este 2020, sin lugar a dudas, bate sin discusión todos los récords habidos y por haber en lo que respecta al maravilloso mundo de la anécdota y la casuística que tanto le gusta al cofrade de todos los tiempos. Pero a lo largo de la historia hay también otros años que acumulan cambios en el desarrollo de la Semana Santa, como es el caso de cuando cambió en 2017 la carrera oficial al entorno de la Mezquita-Catedral, por ejemplo.

amarrado a la columna. pasos
Amarrado a la Columna. /Foto: LVC

Otro año que supuso importantes cambios para las procesiones cordobesas fue el de 1957, en el que se acumularon varias circunstancias que supusieron un cambio sustancial en su desarrollo. La médula de la cuestión fue la aprobación el año anterior de una reforma litúrgica por Pío XII que ponía en su lugar la importancia de los oficios del Triduo Sacro, que hasta entonces eran minusvalorados y con escasa, por no decir nula, participación de fieles que sí mostraban su predilección por otros actos propios de estas fechas y de menor importancia como era el canto del Miserere o el Pregón de las Siete Palabras.

Como los nuevos oficios se adaptaron al horario en que ocurrieron los hechos que se conmemoran, los correspondientes al Jueves Santo se programaron para la noche de ese día por lo que se entendía que no podía haber hermandades en la calle a la misma hora. ¿Y qué pasó con las procesiones? Pues que la que más temprano se puso en la calle lo hizo a las doce de la noche; vamos, en la madrugada del Viernes Santo.

Estos cambios acarrearon un retraso en el horario de las procesiones que se extendió hasta la década de los 70 del pasado siglo, momento en el que se adelantaron considerablemente para que los cortejos lucieran a la luz del día.

Estos cambios se abordaron en el transcurso de una reunión a tres bandas, con la participación del Ayuntamiento, Cabildo Catedral y Agrupación de Cofradías en marzo de 1957, sólo unos días antes de la Semana Santa. El meollo estaba, además, en aprovechar estos cambios para trasladar la carrera oficial hasta el entorno de la Mezquita-Catedral, pero no para entrar en el templo, sino para hacer que esta celebración religiosa tuviese un mayor esplendor en tan monumental marco urbano.

Este cambio de la carrera oficial no se materializará hasta tres años más tarde, aunque la experiencia no diera los frutos esperados por un desarrollo al que le faltaron cuestiones que sí se tuvieron en cuenta en 2017, como el hacer estación de penitencia en el interior del templo, como razón de ser de las hermandades penitenciales.

Pero lo que hoy más llama la atención es que la mencionada comisión decidiera proponer que tres pasos no salieran a la calle. Uno de ellos es el la Borriquita, que en aquel momento lo hacía desde la parroquia de la Trinidad con una imagen de Juan Martínez Cerrillo que finalmente cabo en Posadas. Además, también se propuso el veto a la imagen del Amarrado a la Columna, de la cofradía del Huerto, así como el Resucitado, al que se le pedía que se limitase a hacer su recorrido por Santa Marina y que no hiciese la carrera oficial.

Todas estas medidas adoptadas por la comisión se elevaron tanto al obispo, fray Albino, como al alcalde, Antonio Cruz Conde, para que tomaran la decisión definitiva. Unas se llevaron a cabo, como las de la prohibición de los tres pasos, y otras se aplazaron, como el cambio de la carrera oficial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here