Estos son los actos suspendidos en las cofradías en las próximas semanas


Pregones, besapiés y besamanos y conciertos, conferencias y reparto de papeletas se ven afectados por el coronavirus

Nuestro Padre Jesús de la Bondad./Foto: Luis A. Navarro
Nuestro Padre Jesús de la Bondad, acompañado por la agrupación musical Santísimo Cristo de Gracia./Foto: Luis A. Navarro
El Cristo de la Luz, durante su vía crucis por las calles de Poniente./Foto: Paco Román
El Cristo de la Luz, durante su vía crucis del año pasado por las calles de Poniente./Foto: Paco Román

En los dos últimos días han sido varias las hermandades cordobesas que han anunciado, como ha recogido La Voz de Córdoba, la cancelación o aplazamiento de los actos previstos para las próximas semanas como medida de prevención de contagio del Covid-19 o coronavirus. Entre ellos están la suspensión de los conciertos organizados por el Cabildo Catedral, del vía crucis del Cristo de la Luz de la Sagrada Cena, el pregón del Costalero en la Trinidad o el aplazamiento del concierto de la Esperanza en la Vera Cruz.

Y en las últimas horas siguen sucediéndose las suspensiones, sobre todo, después de las medidas adoptadas por los gobiernos central, autonómico y local sobre concentraciones de personas. Así, con la cancelación de todo acto cofrade en la vía pública hasta el 31 de marzo por parte del Ayuntamiento no se podrán celebrar los vía crucis previstos de la Salud de Puerta Nueva, del Cristo de las Almas del Traslado al Sepulcro, tampoco el del Cristo del Amor. Todos los ensayos de costaleros y traslados de pasos a iglesias quedan prohibidos, con lo que la agrupación parroquial de la Bondad no saldrá en procesión el 28 de marzo como tenía previsto.

Se suprime igualmente el vía crucis del Señor del Calvario, el de la Humildad y Paciencia y el del Cristo del Descendimiento. En este caso también se anula el besapiés y el concierto de Caído y Fuensanta previsto para el mismo día. Y la hermandad de la Soledad suspende el besamanos de la Virgen.

También los pregones y exaltaciones de las hermandades se cancelan. Este jueves la Agrupación de Cofradías anunció que se suprime el Pregón de Semana Santa y el de Juventud, como también el concierto de Cuaresma de Maestro Tejera. Y no habrá pregón de Juventud del Prendimiento esta noche, tampoco se celebrará el pregón de la Agonía que iba a pronunciar este sábado, el alcalde, José María Bellido, ni tendrá lugar la exaltación del Nazareno que organiza el Císter la semana que viene.

Esta hermandad de Capuchinos también ha anulado el reparto de papeletas de sitio y ya ha anunciado que el día 22 de marzo tomará una decisión sobre su estación de penitencia, por lo que quizá sea la primera en arrojar luz sobre lo que puede ocurrir en Semana Santa.

La hermandad de la Sentencia, por su parte, ha suspendido todos sus actos previstos en los próximos días. Así, quedan sin efecto el besapiés del Señor, la meditación de Cuaresma y la formación para hermanos que realizan estación de penitencia por primera vez. Y se aplaza la charla de Miguel Ángel González Jurado sobre el misterio que realizó para la cofradía.

En el Resucitado se ha cancelado la Noche de saetas en Santa Marina y una capea benéfica que iba a tener lugar el próximo 21 de marzo. Además, las procesiones infantiles de los colegios de la Piedad y Franciscanos tampoco se producirán, atendiendo al bando del alcalde y a que no hay clases.

También en la provincia se están suspendiendo actos en diversas localidades como Puente Genil, Palma del Río o Montilla, donde en la hermandad del Nazareno recomiendan que no superen las 50 personas visitando a la sagrada imagen; asimismo en la Centuria Romana ‘Mvnda’ ha suspendido la Sentencia Romana y también la representación de la Pasión, así como en Espejo, donde también ha cancelado cultos la hermandad del Nazareno.

Otras hermandades con las que se puso en contacto este periódico como Ánimas o el Cristo de Gracia indicaron que emitirán comunicados próximamente respecto a los actos que tienen previstos en las próximas semanas. En otros casos están pensando qué hacer con los quinarios previstos o que ya se están celebrando.