Julio César Casado: “El enemigo de la Semana Santa es convertirla en un cuerpo sin alma, en algo solo cultural sin espiritualidad”


Julio César Casado Morente./Foto: LVC
Julio César Casado Morente./Foto: LVC

(Blas Muñoz y Jesús Bastante). Julio César Casado Morente es el cofrade ejemplar de Montoro de 2020. Con una amplia trayectoria en la Semana Santa de la localidad del Alto Guadalquivir, fue el pregonero de esta el año pasado. Pero su currículum es muy extenso.

Julio César Casado Morente./Foto: LVC

Perteneció a la banda de Tomas Romero Pons; vistió la capa azul del Imperio Romano y confiesa que “me sigo sintiendo Romano, por cierto, vestí la túnica de los Estudiantes, de las Penas y de Padre Jesús”. Costalero de la Virgen de la Soledad, de Consolación y Esperanza, del Carmen, del Corpus Christi, del Resucitado, del Santísimo Cristo de la Humildad y portador del Cristo de la Flagelación. “Fui el primer capataz del Santísimo Cristo Resucitado, consiguiendo quitarle las ruedas, de la Virgen de los Dolores y del Corpus Christi, en la actualidad capataz general de la Cofradía sacramental del Santo Sepulcro y Nuestra Señora de la Soledad, de los Afligidos, del Carmen, del Rosario y San Bartolomé, y del Santísimo Cristo de las Penas que tanta paz e intimidad me aporta en la noche del Miércoles Santo”. Y subraya que “todo esto se hace porque hay gente al lado mío muy importante”.

Ha sido hermano mayor presidente de la Cofradía Sacramental del Santo Sepulcro y Nuestra Señora de la Soledad siendo su actual vicepresidente; ha pertenecido a juntas de gobierno de Cofradías de penitencia y gloria, como Nuestra Señora del Carmen, del Resucitado, de las Penas, de Padre Jesús, del Rosario y San Bartolomé. Y, además, pregonero de las fiestas de la Patrona Nuestra Señora del Rosario y de Nuestra Señora del Carmen y presentador de numerosos actos cofrades.   

-¿Hay diferencia entre el costalero en Montoro y el de Córdoba?

-En principio no debería de haber ninguna diferencia, siempre y cuando tengamos claro cuál es el concepto de costalero, que para mí, es aquella persona que tiene fe y devoción por la imagen que porta. De tal forma que entiendo que este debe ser igual en todos los sitios, sino mal vamos. Pero dicho esto, evidentemente las cosas cambian en los pueblos con respecto a la capital, las calles, la cantidad de costaleros, dimensiones de los pasos, etc. Todas estas circunstancias hacen que se den una serie de peculiaridades, como por ejemplo el tener a gente muy alta en los palios en el pueblo, ya que no tienes la posibilidad de encontrar una cuadrilla con estatura de palio, pero insisto lo esencial no debe cambiar bajo ningún concepto, que es tener Fe en lo que llevas en lo alto, empujar para arriba y andar para delante.

-Fue el pregonero de la Semana Santa 2019 en Montoro, cómo recuerda esa experiencia.

-En mi caso, desde que me ofrecieron el ser pregonero hasta el pregón todo fue como ir en una montaña rusa. Ten en cuenta que el redactar el pregón te hace recordar muchas vivencias compartidas, momentos alegres y otros no tan alegres. El escribir el pregón despertó muchos sentimientos en mi interior. La verdad que me considero un privilegiado y me tranquilizaba saber que todos los pregoneros anteriores han salido vivos del teatro, con lo cual entendía que no debería de haber problema.

Por otro lado, uno no puede pretender gustar a todo el mundo, como he dicho anteriormente es un pregón más de un cofrade más, el año anterior fue otro y el siguiente será otro y así sucesivamente. En definitiva, es un pregón que esta llorado, reído y que me ha permitido revivir experiencias que algunas tenía hasta olvidadas. 

Cuando finalizo el pregón y ya con las perspectiva del tiempo me siento contento y satisfecho, pero fundamentalmente por un motivo, allí estuvieron mis amigos y mi familia y muy especialmente mis padres que tiene una edad avanzada y saber que ellos lo han disfrutado. Por lo cual me ha merecido la pena y es un motivo más para darle gracias a  Dios por todo.

-¿Cuál fue el eje vertebrador de su pregón?

Julio César Casado Morente./Foto: LVC
Julio César Casado Morente./Foto: LVC

-El eje vertebrador de mi pregón fue, sin duda alguna, Dios y su Bendita Madre. Fue un pregón estructurado, en el cual pretendí resaltar lo más importante de cada día, pero, y quiero insistir en esto, sin olvidarnos quien es el verdadero protagonista de la Semana Santa, que como he dicho anteriormente es Dios y su Bendita Madre. Evidentemente en mi pregón no podían faltar los costaleros, ten en cuenta que ellos son parte importante en mi vida, es más, me atrevería a decir que mis mejores amigos los he conocido en este mundillo, con lo cual creo que está más que justificado.

-¿Qué le falta o que le sobra a la Semana Santa de Montoro?

Cuadrilla de la Soledad de Montoro./Foto: LVC

-Hay una cosa que tengo clara, sobrarle no le sobra nada. Es cierto que los tiempos cambian y sin olvidarnos de nuestras costumbres y tradiciones, debemos adaptarnos a estos tiempos. Tenemos que seguir siendo ambiciosos pero con los pies en el suelo, asumiendo la realidad de cada momento. Quizás a veces nos falta creérnoslo que somos capaces, no de haber llegado a donde hemos llegado, sino de mantenerlo mucho tiempo. La Semana Santa es todo el año y así hay que trabajarla día tras día, mes tras mes, cuaresma tras cuaresma.

Lo peor que le puede pasar a la semana santa no es la lluvia, ni la crítica de los que siempre la juzgan pero no trabajan, hay algo que la daña mucho más: dejarla hueca sin espíritu. El enemigo de la Semana Santa es convertirla en un cuerpo sin alma en algo solo cultural sin espiritualidad. Penitente sin celebrar el sacramento de la penitencia, altares de cultos sin hermanos queden culto, cristianos sin Cristo.

-¿Algún consejo a la pregonera 2020?

-Tere Luque es una persona que cumple perfectamente el perfil de pregonera, es cristiana, formada, vive la Semana Santa, es decir, cumple todos los requisitos para hacer y ofrecer un pedazo de pregón, como estoy convencido así será. Pero ya que me ofrecéis esta oportunidad si voy a dar una opinión, que también sé de sobra que no le va hacer falta pero bueno, que sea ella, los que estaremos allí sentados en la butaca queremos escuchar el pregón de Tere, su pregón, como es ella. Por ejemplo, en mi caso tenía claro que no poseo dotes poéticas ni históricas, con lo cual intente dejarme llevar por el sentimiento y la Fe. No sé si logre conseguirlo pero intente ser como soy, sin más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here