Las capuchinas piden ayuda para sustituir la instalación eléctrica del convento tras varios conatos de incendio


Los trabajos están presupuestados en 19.000 euros que no pueden costear las religiosas, que aceptan donativos presenciales en el céntrico monasterio y a través de una cuenta abierta en Cajasur

Convento de las Capuchinas. / Foto: BJ
Convento de las Capuchinas. / Foto: BJ

Las religiosas clarisas capuchinas del convento de San Rafael, en el Centro de Córdoba, se encuentran en apuros. Necesitan sustituir la instalación eléctrica de todo el edificio ya que la actual es muy antigua y se encuentra tan deteriorada que ha salido ardiendo varias veces, algo que corre peligro de repetirse según les han indicado los electricistas que han acudido a hacer los arreglos.

El coste de la nueva instalación es de 19.000 euros porque se trata de dar una solución que aporte seguridad pero que al mismo tiempo sea lo más asequible posible. De esta manera, no se contempla hacer obra abriendo ‘regolas’ para meter los cables, sino que estos irían en superficie.

Con la nueva instalación se evitaría el peligro de incendio después de que haya habido dos conatos de fuego que las hermanas han sofocado y también se arreglaría uno de los problemas de la actual instalación y es que cuando hay una avería en alguna estancia, algo que ya les sucede a menudo, también afecta y deja sin luz a todas las habitaciones.

La abadesa, la madre María Gemma de Guadalupe, ya se ha puesto en contacto con la parroquia de San Miguel, en cuya feligresía se encuentra este convento, y con los frailes capuchinos para solicitar colaboración. Hasta el momento llevan muy poco dinero recogido, por lo que piden donativos de toda aquella persona que sea sensible a su situación.

El dinero se puede entregar presencialmente en el convento situado en Conde de Torres Cabrera o en la cuenta que han abierto las religiosas para esta ocasión en Cajasur y que es la siguiente: ES89 0237 6001 4091 7208 7657. Como titular figura la Comunidad de Capuchinas.

En la actualidad, en el convento de San Rafael viven 17 monjas, cuatro de las cuales están mayores y cobran una pensión, lo que supone el mayor ingreso de la comunidad, que también elabora formas para la comunión para subsistir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here