El obispo Mario Iceta bendecirá la corona de la Virgen de los Dolores de Castro el 29 de marzo


Ejecutada por el orfebre Daniel Porras, tiene diseño neogótico de José Juan Fernández inspirado en la base de la cruz del arcediano Francisco Simancas que se conserva en la Catedral de Córdoba

Diseño de la corona de María Santísima de los Dolores, de la hermandad de la Santa Vera Cruz de Castro del Río. / Foto: LVC
coronacastro
Diseño de la corona de María Santísima de los Dolores, de la hermandad de la Santa Vera Cruz de Castro del Río. / Foto: LVC

El próximo 29 de marzo tendrá lugar la bendición de la nueva corona de María Santísima de los Dolores de la hermandad de la Santa Vera Cruz de Castro del Río. Será en el transcurso de la Fiesta de Regla de la corporación cuando el obispo de Bilbao, monseñor Mario Iceta, bendiga la nueva pieza, que está realizada en plata maciza con terminación en su color y algunos elementos sobredorados.

El encargado de su ejecución ha sido el orfebre Daniel Porras Castro, que ha utilizado distintas técnicas como son el cincelado, repujado, segueteado, elaboración de piezas en fundición y engastado. Y lo ha hecho siguiendo el diseño de José Juan Fernández Martínez, que se ha inspirado en la base de la Cruz de don Francisco Simancas, Arcediano de Córdoba, que se conserva en el Tesoro de la Catedral, es de estilo gótico y está atribuida a Enrique de Arfe.

Según informó la hermandad de la Santa Vera Cruz, en su elección del estilo gótico ha tenido mucho que ver la fecha de fundación de la cofradía (anterior a 1.551), y sobre todo una imagen miniada del Libro de Reglas fundacional de la Hermandad de Animas fechado en 1499, siendo esta hermandad integrada en el seno de la Venerable Cofradía y Hermandad de la Santa Vera Cruz en el año 1952, en que aparece una cruz de estilo gótico.

El canasto de la corona está dividido en cuatro capillas con hornacinas que alojan miniaturas con iconografías de la Santa Cena, Santa Helena, un Calvario, y la flagelación de Cristo. Estas escenas vienen a recordar los Pasos que la Hermandad procesionaba antiguamente y que en esta se perdieron en la Guerra Civil. Las capillas están enmarcadas por torretas arquitectónicas que sujetan una arcada trilobulada con terminales en crestería, y pequeños rosetones calados que dan luz y que alivian visualmente la terminación de las capillas. Remata al casquete una primitiva aureola con los símbolos Alfa y Omega.

El resplandor tiene dibujo circular, con lo que se ha querido conseguir la sensación de una vidriera o rosetón que envuelve al canasto con gabletes o remates característicos de las portadas, retablos o ventanales ojivales del gótico, formados por 2 líneas rectas que se unen en un ángulo agudo y rematado por unos rayos flamígeros. En su base se dividen en arcadas trilobuladas enlazadas con elementos decorativos vegetales rematando o cerrando interiormente la aureola. Esta división en 12 gabletes arquitectónicos tiene una clara simbología con los apóstoles, que en este diseño se sustituyen por las comunes 12 estrellas que suelen tener las coronas más actuales neobarrocas. Los gabletes o remates los separan unas torretas o tabernáculos con terminaciones de pináculos vegetales.

La parte central del resplandor sustenta una cruz medieval con rica pedrería engastada y de talla cabujón, con perlas redondas y lágrimas colgantes. Tanto el canasto como el resplandor está enriquecido con abundantes piedras de amatistas naturales en talla cabujón y talla perla.