La Buena Muerte anticipa el Viernes Santo al comienzo de la Cuaresma


La corporación de la Madrugá acude a una cita que, por tradicional, no deja de mostrar que la ciudad ha cambiado y el tiempo “fuerte” de los cofrades es una realidad

Cuaresma
Vía crucis de la hermandad de la Buena Muerte./Foto: Irene Lucena
Cuaresma
Vía crucis de la hermandad de la Buena Muerte./Foto: Irene Lucena

Primer viernes de Cuaresma. La hermandad de la Buena Muerte de la capital cordobesa acude a una cita que, por tradicional, no deja de mostrar que la ciudad ha cambiado y el tiempo “fuerte” de los cofrades es una realidad. 

En San Hipólito la luz es tenue y el Cristo de la Buena Muerte se halla preparado para que sus hermanos, que en poco más de 40 días surcarán la madrugada del Viernes Santo, lo carguen sobre sus hombros. El momento ha llegado y el vía crucis da comienzo. La cruz de guía abre el cortejo. La letanía, el rito y la regla, rasgan las calles del centro de la ciudad. La noche primaveral de un comienzo de Cuaresma en el que el azahar ya brota de los naranjos, anticipa la estación de penitencia que llegará bajo el anonimato perseguido de las túnicas.

La hermandad de la Buena Muerte cumple con el mandato y el crucificado preside las estaciones de una Pasión en pleno corazón de la ciudad que se compadece. La Cuaresma ha comenzado y ya es distinta, imparable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here