Cofrades de año entero


Una forma de vivir la fe y la pertenencia a la Iglesia, manteniendo una tradición secular de una impresionante belleza y, como se dice hoy, ser cristiano 24-7... y con las puertas abiertas

Escuela Cofrade./Foto: Manuel Montes
Escuela Cofrade./Foto: Manuel Montes
Escuela Cofrade./Foto: Manuel Montes

(Manuel Montes Jiménez). A nadie se le ocurre pensar que un futbolista trabaja dos horas a la semana ni que el bombero solo trabaja cuando hay un incendio, en cambio, qué frecuentemente aparece en el imaginario colectivo que las cofradías solo existimos  para el día de nuestra procesión, que es a partir del miércoles de ceniza cuando despertamos del invernal letargo,  que preparamos los enseres, sacamos nuestras veneradas imágenes y una vez acabada la estación de penitencia…… hasta el año que viene.

Esta idea, completamente falsa, no se lanza de manera inocente, sino que lleva consigo una fuerte crítica al ser de las hermandades, que no somos ni el entretenimiento de unos cuantos meapilas, ni los constructores de un atractivo turístico ni la casi forzosa continuación de una tradición familiar legada por nuestros antepasados…

Escuela Cofrade./Foto: Manuel Montes

Las hermandades no estamos para entretener ni para entretenernos, somos una forma de vivir la fe , de alimentarla y expresarla, somos la Iglesia que se hace carne en la familia, en el trabajo, en la calle, que recibe alimenta y acoge a niños y mayores, a mujeres y hombres ( qué grande el papel de la mujer en las cofradías); somos un camino, no el único pero en nuestra tierra el más transitado, por el que muchos se acercan a Dios, por el que desde hace siglos y en la actualidad muchos vivimos nuestra fe y nuestra pertenencia a la Iglesia.

Sirva esta primera aportación de este cofrade reportero desde Priego, el balcón barroco de la subbética, como crónica de un fin  de semana de “temporada baja”, aún estamos lejos de la Semana Santa, pero como todo el año, con una fuerte actividad cofrade.

En la noche del viernes se clausuró el V curso de la Escuela Cofrade, en la que con interesantes charlas y conferencias de expertos ponentes se han abordado diferentes temas, tales como la presencia de las cofradías en las redes sociales, el papel de los jóvenes en las cofradías, la liturgia, la caridad como culmen, la dimensión comunitaria de una cofradía, el conocimiento y la participación en proyectos sociales y concluimos el pasado viernes con una explicación autorizada del problema de las inmatriculaciones ejemplificado en el de la Mezquita Catedral, que tanto que hablar ha dado.

El sábado en mi hermandad de la Pollinica se sustituye el habitual ensayo de la banda Chica por una fiesta con juegos tradicionales y una merienda saludable para nuestros pequeños tamborileros. 

Por la noche, tras la Misa, estábamos invitados por la delegación de Manos Unidas a la Cena del Hambre, en la que compartíamos oración, reflexión y mantel y en la que se recogieron algo más de 9.000 euros para ayudar a financiar el proyecto que ha acogido la delegación de Priego.

Esto sumado a la participación en las distintas parroquias a lo largo del año como catequistas de niños, jóvenes y adultos, integrando las diversas delegaciones y grupos parroquiales y dispuestos, siempre, a echar una mano en lo que podamos.

Esto es ser cofrade, una forma de vivir la fe y la pertenencia a la Iglesia, manteniendo una tradición secular de una impresionante belleza y, como se dice hoy, ser cristiano 24-7… y con las puertas abiertas al que quiera sumarse.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here