La mitad de las parroquias de Córdoba capital se han erigido en los últimos 50 años


Hasta 26 de las 52 que existen actualmente fueron erigidas canónicamente entre 1970 y 2004, siendo la última la de Santa Rafaela María

Interior de la parroquia de Nuestra Señora de Consolación.

De las 52 parroquias con que cuenta Córdoba capital, la mitad, 26, han sido erigidas canónicamente como tales en solo cincuenta años. Aunque es cierto que en este grupo hay algunos templos que ya existían desde hace siglos y a los que un obispo otorgó el rango parroquial, como el santuario de la Fuensanta o la iglesia de la Merced (junto a Diputación) la mayoría de los que se han erigido en el último medio siglo lo han hecho coincidiendo con la expansión de la ciudad y la construcción de nuevos barrios.

Parroquia Virgen de Fátima. / Foto: Diócesis de Córdoba

De las más recientes parroquias cordobesas son responsables cuatro de los cinco últimos obispos de la diócesis: monseñor José María Cirarda, monseñor José Antonio Infantes Florido, monseñor Javier Martínez y monseñor Juan José Asenjo. De ellos, el segundo es el que durante su ministerio firmó más decretos para crear nuevas parroquias, a principios de la década de 1970. 

Concretamente, en 1972 se erige y se consagran Santa María Madre de la Iglesia, San Acisclo, Virgen de Fátima, San Pelagio, Santa Cecilia, Santa María de Guadalupe, San Juan de Ávila y Nuestra Señora de Belén. Además, el obispo Cirarda firmó la creación de Nuestra Señora de Araceli, San Martín de Porres y Santa Teresa aunque se construyeron y consagraron años después.

En 1973 se erigieron en parroquia Nuestra Señora de la Fuensanta, San Rafael y Nuestra Señora de Linares. Y en 1974 se crean Santa Isabel de Hungría, San Ignacio de Loyola, Nuestra Señora de la Merced y Nuestra Señora de la Asunción. Por su parte, la creación de Nuestra Señora de Consolación y Nuestra Señora de la Aurora se firma en ese año pero se construyen más tarde. Antes de esto, en 1970 se había convertido en parroquia la iglesia de Nuestra Señora del Carmen en Puerta Nueva.

Parroquia Beato Álvaro de Córdoba. / Foto: Diócesis de Córdoba

El prelado Infantes Florido erigió en 1989 la parroquia de Santa Luisa de Marillac, y Javier Martínez en 1998 creó las de Nuestra Señora de la Esperanza, Beato Álvaro de Córdoba e Inmaculado Corazón de María. Tras este obispo llegó a la ciudad Juan José Asenjo, que en 2004 erigió Santa Rafaela María del Sagrado Corazón de Jesús, la última construida y consagrada en la capital, donde no ha habido necesidad de erigir nuevas parroquias desde entonces.

Con anterioridad a este último medio siglo y dentro de la última centuria, el obispo fray Albino erigió 13 parroquias en la capital, algunas de las cuales ya existían y en algún caso como San Juan de Letrán ya no permanecen a día de hoy. Así, durante su ministerio, fray Albino erigió canónicamente como parroquia la de Nuestra Señora de la Paz (San Basilio), San Alberto Magno, Nuestra Señora del Rosario y Santa Beatriz de Silva, Santas Margaritas, Santa Victoria, San Fernando, San Antonio de Padua, San Vicente Ferrer, Jesús Divino Obrero, Sagrada Familia, Cristo Rey y Nuestro Señor del Huerto de los Olivos y Virgen del Camino. Además, erigió parroquias en barriadas periféricas como Villarrubia o El Higuerón.

Si las 12 que quedan de fray Albino se suman a las 26 más recientes, resulta que 38 de las 52 totales son fruto de solo un siglo de historia de Córdoba. Es decir, un 73 por ciento, casi tres de cada cuatro parroquias cordobesas de la capital existen desde hace menos de 100 años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here