Claves del éxito de una cuadrilla

108

La cuadrilla de la Coronación de Espinas es una de las más consolidadas de la Semana Santa cordobesa

A finales del pasado mes de enero tenía lugar la igualá de la cuadrilla de costaleros de la Coronación de Espinas. Una cita que, como informaba la hermandad de la Merced, resultaba todo un éxito, con la presencia de 150 personas para refrendarlo. Pero, ¿cuáles son las claves de este proyecto?

Estilo definido

Miguel Ángel Lopera y Raúl Casares./Foto: Luis A. Navarro

Si hay una nota que caracterice a la hermandad de la Merced es su estilo. Una cofradía de barrio que hace de la elegancia y el saber andar uno de los emblemas de su cortejo cada Lunes Santo. De tal modo que estas características se reflejan en el andar de sus dos pasos. Y, en el caso del misterio de Coronación, la sobriedad se conjuga con esa seña identitaria de la corporación.

Gente de la casa

Si en la cuadrilla del palio los hermanos Fernández son indisociables a la misma durante las últimas décadas, en el caso del misterio, ese trabajo lo realizó Juan Carlos Vidal, quien fue relevado en el puesto de capataz por Raúl Casares, quien acompañó al primero, tanto bajo las trabajaderas como en su equipo.

El capataz

Casares es perfecto conocedor de una cuadrilla de la que siempre ha formado parte. Su llegada a la máxima responsabilidad no ha hecho sino ser un paso natural en su evolución y en la del propio grupo de costaleros.

Constancia

La última de las claves está relacionada con las anteriores. Desde la década de los ’90 hasta hoy, en la Merced han apostado por una forma de hacer las cosas muy definida en todos sus ámbitos y, en el de los costaleros, ha fructificado de forma notoria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here