“Lo primero que nos tiene que salir del corazón es ¡Viva Don Bosco!”


El colegio San Francisco de Sales de la capital celebra la fiesta de su fundador

Bosco
Celebración de la misa en el polideportivo de Salesianos./Foto: Irene Lucena
Bosco
Celebración de la misa en el polideportivo de Salesianos./Foto: Irene Lucena

Desde las aulas que dan al Campo Verde, los alumnos de los distintos cursos de Primaria enfilaban, con sus sillas en las manos, el camino hacia el polideportivo. En el recinto, el altar se hallaba dispuesto en el centro, con la imagen de San Juan Bosco en uno de los lados del altar. Y, mientras se iba llenado de alumnos, en Salesianos se respiraba el ambiente de una de sus citas más esperadas del año.

El grupo amenizaba musicalmente la llegada de los chicos, hasta que -pasadas las 9:30- la procesión claustral se adentraba en el polideportivo y la Salve a Don Bosco resonó con fuerza sobre las paredes. Comenzaba la Eucaristía que presidía el director de la Casa cordobesa, José Antonio Perdigones.

Como buen seguidor del maestro fundador, el salesiano comenzó la monición de entrada apelando a la “gran familia” que forman y a “estar alegres”. Una máxima, esta última, que fue el denominador común de la obra de Don Bosco. “Lo primero que nos tiene que salir del corazón es ¡Viva Don Bosco!”, comenzaba Perdigones para celebrar una misa en que la alegría, la que quería el fundador de la casa, brilló en todo momento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here