La Cruz de Lampedusa llegará a Córdoba


“La Cruz nos trae un mensaje muy sencillo: todos somos hermanos. Jesús ha nacido y muerto por todos. Y esta cruz nos recuerda la necesidad de mucho más amor”

El Papa Francisco ante la cruz.
El Papa Francisco ante la cruz.

Desde el día tres y hasta al quince de febrero, la diócesis de Córdoba recibirá en 12 templos y la Catedral una cruz que reclama justicia y desafía la indiferencia social ante el drama de las personas migrantes que mueren en el mar. Este “Viaje de la Cruz de Lampedusa” quiere que nos unamos a la travesía para sostener la miles de vidas que necesitan solidaridad. Este es el viaje para la solidaridad y paz entre las ciudades, comunidades, parroquias y culturas que propone la delegación diocesana de Migraciones en colaboración con la Fundación Casa dello Spirito e delle Arti, ente promotor de este proyecto alrededor del mundo.

Como ha informado la Diócesis, hace cuatro años, 366 migrantes morían en un naufragio en las costas cercanas a la isla de Lampedusa, en Italia. Procedían de Eritrea y Somalia. Desde entonces, el número de personas fallecidas y desaparecidas en el Mediterráneo sobrepasa las 15.000. En abril de 2014 la fundación Italiana “Casa dello Spirito e delle Arti” de Milán presentó al Papa Francisco una cruz hecha con tablas de pateras naufragadas frente al mar Lampedusa –lugar elegido por el Papa para su primer viaje apostólico el 8 de julio de 2013- la bendijo e hizo un encargo a los representantes de la Fundación: “Llevadla por todas partes”. Es así como comienza un recorrido por todo el mundo para representar a las víctimas del mar, y también de la indiferencia.

El artista Francesco Tuccio tardó en encontrar la madera de embarcación de casi tres metros para construir la cruz. Cuando lo hizo, los dos maderos que componen la cruz tenían ya los clavos que se conservan, igual que la pintura y los elementos originales que tuvo el navío. Para Graziella Cuccu “esta cruz está recogiendo todo el dolor que se está encontrando en su recorrido y, la persona que llega frente a la Cruz percibe ese dolor y también le deja en suyo propio”, una experiencia que ha contado al semanario Diócesis Málaga cuando la cruz llegó a esta ciudad andaluza. Esta es una cruz que no representa solo a los migrantes, sino toda la desesperación que cualquiera de nosotros lleva dentro en su búsqueda constante y vital de paz y felicidad, y favorece la oración “porque he visto a madres rezando frente a la cruz por sus niños enfermos, a padres pidiendo ayuda para sus hijos, a un marido pidiendo por su esposa”, concluye Cuccu. 

De Lampedusa a Córdoba

Jaén, Sevilla o Málaga han sido algunos de los destinos de la Cruz de Lampedusa antes de llegar a nuestra diócesis. Es el símbolo de la humildad, el sufrimiento, el hambre y la enfermedad y representa a muchas personas que tienen que abandonar sus raíces a causa de la guerra o la pobreza extrema. Todo está contenido en esta cruz bendecida por el Papa al término de una audiencia general en la Plaza de San Pedro previa a la Semana Santa. El Viaje de La Cruz de Lampedusa parte de la fundación italiana que desde hace años trabaja en Milán con las personas más desfavorecidas y tiene como objetivo transmitir un mensaje de solidaridad y comunión ante el drama de la migración humana.

Los organizadores quieren que la cruz sea una especie de “estafeta espiritual” para que pase de comunidad a comunidad deteniéndose en las parroquias que quieran acogerla. Se busca que esta cruz se convierta, no sólo en meta de oración y peregrinación de todos los fieles laicos sensibles al drama de los migrantes, sino también “huella permanente de una memoria que no debe desaparecer”.

En nuestra diócesis, la Delegación de Migraciones a través de su consiliario, el sacerdote Manuel Vida, nos propone acercarnos al drama de nuestros hermanos migrantes a través de la acogida de esta cruz construida con los restos de embarcaciones y ofrecer nuestra oración.

La acogida en cada parroquia cuenta con su propio programa, en muchos casos se celebrarán vigilias de oración e incluso trasladarán este símbolo de solidaridad a colegios. Así, la parroquia de La Asunción de Priego de Córdoba ha previsto un nutrido programa que comenzará con la acogida de la cruz y continuará con el traslado a colegios del municipio donde se ofrecerá una catequesis infantil, para terminar por la tarde con una vigilia de jóvenes y la visita a la parroquia de la Trinidad. En la capital, una de las parroquias que recibe la cruz es la de San Nicolás de la Villa; allí se ha dispuesto que todas las eucaristías del día estén presididas por ella y habrá Adoración Nocturna Especial desde las 21,45 del lunes 10 de febrero, será un día después de visitar la Catedral, desde donde será trasladada por alumnos del colegio de Las Esclavas. Doce parroquias esperan abrazar este símbolo y rezar ante el dolor que representa la cruz. Se acerca un tiempo de reflexión sobre cuál es nuestra posición como cristianos ante el drama de las personas que pierden la dignidad y/o la vida al emigrar. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here