“Le hago este pequeño homenaje a ese compañero del alma, mejor amigo y una gran persona”


El biblista y canónigo, Antonio Llamas vela, recuerda la figura de Juan Miguel Díaz Rodelas

Antonio Llamas./Foto: Jesús Caparrós
Antonio Llamas./Foto: Jesús Caparrós
Antonio Llamas./Foto: Jesús Caparrós
Antonio Llamas./Foto: Jesús Caparrós

“Quiero aprovechar esta ocasión para rendir un homenaje a un amigo mío, biblista, que fuimos compañeros en muchos lugares y que e año pasado disfruté de su presencia en el centro de estudios Montserrat, de Roma, y hablamos muchísimo durante ese mes”. Con estas palabras comenzaba a homenajear el biblista y canónigo de la Catedral de Córdoba, Antonio Llamas, al sacerdote Juan Miguel Díaz Rodelas.

En el marco de una entrevista concedida a La Voz de Córdoba por parte de Llamas, este recordaba que, “precisamente, lo llamó el Señor hace muy poco tiempo y murió, repentinamente, cuando había celebrado la boda de unos amigos y en la celebración de esa boda, Juan Miguel murió”.

Sobre su figura y personalidad, Llamas no dudaba en destacar que “Juan Miguel era uno de los hombres más preparados de todo el acontecimiento bíblico en Europa. Y su maestro fue, el todavía vivo, el cardenal Albert Vanhoye, que ha servidor también le impartió clases”. A lo que el canónigo añadía que “Juan Miguel ha sido una autoridad en el mundo bíblico. Yo le hago este pequeño homenaje a ese compañero del alma, mejor amigo y una gran persona”.

Cabe recordar que el biblista (fallecido el pasado 12 de octubre) fue miembro de la Pontificia Comisión Bíblica, de la Asociación Bíblica Española, Secretario del Comité Técnico para la Traducción y Edición de la Sagrada Biblia en la versión Oficial de la Conferencia Episcopal Española y de la Real Academia de Doctores de España.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here