Cursillos: “¡Cuánto vivido y compartido en un solo día!”


La peregrinación finalizó con una ponencia, que estuvo a cargo de Begoña Jurado Guadix, en la que “nos ha mostrado como caminar con humildad, con amor y con caridad”

Peregrinación-ultreya del MCC de Córdoba a Cabra./Foto: MCC Córdoba Cursillos
Peregrinación-ultreya del MCC de Córdoba a Cabra./Foto: MCC Córdoba
Peregrinación-ultreya del MCC de Córdoba a Cabra./Foto: MCC Córdoba Cursillos
Peregrinación-ultreya del MCC de Córdoba a Cabra./Foto: MCC Córdoba

El Movimiento de Cursillos de Cristiandad (MCC) de Córdoba ha realizado una peregrinación-ultreya a la ciudad de Cabra. La misma tenía lugar este sábado, de tal modo que, desde Cursillos, se ha comenzado subrayando “¡Cuánto vivido y compartido en un solo  día (…) en nuestra querida Cabra); uno de los parajes  más singulares de nuestra tierra”.

Peregrinación-ultreya del MCC de Córdoba a Cabra./Foto: MCC Córdoba

La peregrinación comenzó con la visita al santuario de la Virgen de la Sierra, “una de las más antiguas devociones a la Virgen”. Mientras que se ha desvelado que “hemos sentido la ternura de la Virgen con las explicaciones del rector del santuario, José Antonio Jiménez Cabello, que nos ha guiado y mostrado las riquezas que encierra su ciudad, también nos ha acompañado en este día nuestro viceconsiliario, Francisco de Asís Roldan”.

“La caricia del aire  en el mirador, centro geográfico de Andalucía, nos ayudaba a captar la ternura de Dios en la inmensidad del paraje que desde la ermita se divisa”, se ha destacado desde Cursillos.

Por otra parte, al bajar del santuario “seguimos disfrutando de las ricas imágenes  entre los muros de algunas iglesias egabrenses; la ternura de Dios se nos volvía a revelar en las monjas, mostrándonos que nos encontrábamos cuidando lugares tan bellos como las iglesias o el castillo”.

La peregrinación finalizó con una ponencia, que estuvo a cargo de Begoña Jurado Guadix, en la que “nos ha mostrado como caminar con humildad, con amor y con caridad”. Esto para poner de relieve que “su reflexión nos ha hecho captar la Ternura con la que Dios nos ama y se nos manifiesta, especialmente en la Eucaristía compartida”. La misma sirvió de colofón y en la que “don José Antonio, nos recordaba que a Misericordia de Dios es la mejor caricia hacia todos nosotros”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here