Ha sido casi un “milagro” que la Virgen haya llegado a nuestros días


La hermandad de Villaviciosa celebra un acto cultural, previo a la coronación litúrgica de la imagen recuperada

Virgen
Acto cultural organizado por la hermandad de Villaviciosa./Foto: Álvaro Córdoba
Virgen
Acto cultural organizado por la hermandad de Villaviciosa./Foto: Álvaro Córdoba

La hermandad de Villaviciosa de la capital cordobesa celebraba, este viernes, el preámbulo de un fin de semana histórico para la corporación letífica. Y es que este domingo se coronará litúrgicamente y se expondrá al culto la imagen de la Virgen de Villaviciosa que se hallaba en el interior de la que se venera en la actualidad.

Como preparación, la hermandad llevaba a cabo un acto cultural en el que intervenían el párroco de San Lorenzo, Rafael Rabasco; el catedrático de Historia del Arte, Alberto Villar; y el restaurador de la imagen; Antonio Rafael Rubio. Rabasco disertaba acerca de la Virgen como pilar de la fe. “La Virgen es la que nos lleva a Dios” exponía para subrayar que no puede haber un verdadero amor a Dios, si no se venera a la Virgen.

Por su parte, Villar disertaba sobre el pasado y presente de la imagen de Villaviciosa del siglo XVI. En este sentido, el catedrático especificaba que “la imagen viene a recordar, con pequeñas variaciones, cómo sería la Virgen de Villaviciosa de la Catedral sin su funda de plata. Mientras que sobre la datación argumentaba que su hechura sería entre 1529-1531. Además de aportar un interesante dato, ya que la imagen recuperada es la que veneraba el Beato Padre Cristobal de Santa Catalina, cuando se encontraba en San Juan de Letrán.

Rubio expuso, por su parte, todo el proceso muy complejo de restauración de la Virgen, debido a su mal estado. Si bien, este ha recuperado sus colores originales de cuando se hizo en el siglo XVI. Colores inmaculistas primitivos, rojos y azules. Y catalogaba como “milagro” que la Virgen haya llegado a nuestros días. Mientras que se proyectaba un vídeo sobre el proceso de restauración y se finalizaba con la entrega de un obsequio a los ponentes, con una fotografía de Álvaro Córdoba.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here