“Lo más bello y grande que hay en el corazón humano lo reflejan y lo manifiestan estos tres Reyes Magos”


El deán-presidente del Cabildo Catedral de Córdoba, Manuel Pérez Moya, preside la solemnidad de la Epifanía del Señor en el templo mayor

Reyes dedicación
Manuel Pérez Moya./Foto: Cabildo
Reyes
Manuel Pérez Moya./Foto: Cabildo

Concluyendo las celebraciones litúrgicas de Navidad, la Catedral de Córdoba ha acogido hoy la solemnidad de la Epifanía del Señor. La misma ha sido presidida por el deán-presidente del Cabildo, Manuel Pérez Moya, y concelebrada por canónigos de la institución capitular. Asimismo, ha contado con la intervención del Coro de la Catedral.

Antonio Llamas, durante la celebración de la Epifanía del Señor en la Catedral./Foto: Cabildo

Pérez Moya ha comenzado su homilía subrayando que, “hoy, en la figura de los Reyes Magos, nos vemos reflejados cada uno de nosotros y toda la humanidad”. Y es que, como ha destacado el deán-presidente del Cabildo Catedralicio, “lo más bello y grande que hay en el corazón humano lo reflejan y lo manifiestan estos tres Reyes Magos”. De tal modo que, “uno de ellos, como lo refleja la primera lectura de hoy, era un buscador de la verdad. La verdad os hará libres, pero es la verdad que se adecua a la razón. Por ello, esta verdad verdadera, de la que Cristo nos hace partícipes, nos hará libres si de verdad nos lanza a la razón humana, a buscar la verdad con mayúscula”.

Celebración de la Epifanía deCelebración de la Epifanía del Señor en la Catedral./Foto: Cabildol Señor./Foto: Cabildo

En ese sentido, Pérez Moya ha enfatizado que “la razón es la maquinaria que nos hace partícipes de ese instrumento que Dios posee, la sabiduría infinita de Dios. Por eso, cuando adecuamos nuestra razón a esa verdad, nos libera. Pero cuando queremos adecuar la razón de una manera pobre -y yo diría que timorata- solamente alcanzamos una razón que quiere hacer razonable todo”. 

“Y así lo vemos: es razonable la violencia, el odio, el rencor. Es razonable el crimen, el asesinato y la guerra. Es decir, cuando se busca a ser razonable es cuando afloran las pasiones humanas, la razón se abaja en su dignidad y se comporta como querer justificar aquello que, realmente, no tiene que ver con la verdad que nos hace libres”, ha proseguido el responsable de la institución capitular. 

“Por eso, en nuestra sociedad de hoy, tengamos cuidado. Que nuestra razón, alimentada por la sabiduría de Dios nos lance no solamente a contemplar las estrellas, sino a mirar en el lugar más pequeño del mundo como fue Belén, que allí estaba la razón verdadera que es capaz de encontrarse con Dios, el Dios de Israel. Que liberó a un pueblo de la esclavitud y que, hoy, viene a liberarnos de la esclavitud de la muerte y del pecado”, ha recalcado Pérez Moya. 

Finalmente, el deán-presidente ha valorado que el segundo rey mago representa el deseo de amar. Y ha recordado las palabras de San Pablo en las que aseguraba que quien ama no hace daño. De ahí la importancia de la paz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here