“Ojalá algún día pueda ser parecido a Juan, un tío valiente sin miedo a nada”


"Serio con su trabajo, motivador al máximo, sabe gestionar un grupo de personas, como ha demostrado en la hermandad de la Caridad”

Juan Rodríguez ante el palio de la Merced./Foto: Jesús Caparrós
Juan Rodríguez ante el palio de la Merced./Foto: Jesús Caparrós
Juan Rodríguez ante el palio de la Merced./Foto: Jesús Caparrós
Juan Rodríguez ante el palio de la Merced./Foto: Jesús Caparrós

Hablar de Juan Rodríguez es hacerlo de un cofrade que, como subrayaba el hermano mayor de Pasión Manuel Díaz, “siempre va de frente”. Con la sinceridad por bandera, algo que en estos tiempos es un bien que escasea, su entrega y devoción son incuestionables. Devoción, esta última que se reparte entre los titulares de las hermandades de la Estrella, de la Merced y de la Caridad. Pero también, y esto es menos conocido, con la imagen de Jesús, el Nazareno de Aguilar de la Frontera.

Durante los últimos meses el recién renovado capataz de la Caridad ha padecido algunos problemas de salud. Pero la determinación de Juan, su enorme vitalidad han propiciado una recuperación constante. Numerosos son los amigos que, día tras día, se han interesado por su estado. Y es que, con sus pequeños defectos, las grandes virtudes de Juan sobresalen. Así lo subraya el hermano mayor de la Paz, Enrique Aguilar, quien ha destacado a La Voz de Córdoba la “gran decisión de la junta de gobierno de la hermandad de la Caridad”. Y ha dado su “enhorabuena a mi gran amigo Juan por seguir siempre luchando y por ser como es”.

Otro hermano mayor -el de Pasión- y compañero de armas, Manuel Díaz, ha confesado que hablar de Juan “es muy fácil para mí”. Y no ha dudado en señalar que, “ojalá algún día pueda yo ser parecido a él, un tío valiente sin miedo a nada y que siempre va de frente”. En este sentido, ha confesado que “a mí me sorprende cada día”, ya que “tiene orgullo para repartir. Es un fenómeno de verdad”.

Finalmente, uno de sus auxiliares en la cuadrilla de la Caridad, Raúl Liévana, ha explicado que “conozco a Juan desde septiembre de 2013, cuando llegó a la hermandad. A nivel personal  tengo que estarle muy agradecido porque en la Semana Santa del 2018 confío en mí para estar en su equipo como contraguía del Señor  de la Caridad”.

A ello ha añadido que “Juan siempre se ha mostrado colaborador en la hermandad. Apoyando siempre las decisiones de la junta de gobierno sin poner problemas. Desde el poco tiempo que lo conozco, siempre se ha mostrado fiel a sus pensamientos. Estricto en lo que tiene que ser, cariñoso y cercano con la gente. Serio con su trabajo, motivador al máximo, sabe gestionar un grupo de personas, como ha demostrado en la hermandad de la Caridad”. Y ha apostillado que “se ganó la confianza  y el cariño de la cuadrilla con su buen hacer. Ganándose a la gente y convirtiéndose en uno más de la familia de nuestra hermandad desde el primer momento”. Así es Juan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here