Los que hacen de verdad feliz la Navidad

40

Parroquias como Santa Luisa de Marillac, Sagrada Familia, Fátima, la Compañía, San Antonio María Claret o Inmaculado Corazón han reforzado su actividad caritativa con motivo de la Nochebuena y Reyes

Día de la preparación de cenas en Santa Luisa de Marillac. / Foto: LVC
Día de la preparación de cenas en Santa Luisa de Marillac. / Foto: LVC

Si las parroquias y sus Cáritas son el pilar que sostiene a cientos de familias cordobesas sin recursos o con escasos medios todo el año, en Navidad no pueden faltar y por ese motivo en muchos casos hacen actividades específicas para estas fechas. La recogida de juguetes para Reyes es una de las más habituales y el reparto de comida se ha reforzado de cara a la Nochebuena, que han pasado de mejor manera las familias. Son, de esta forma, muchas parroquias las que hacen que quienes menos tienen pasen una Navidad feliz de verdad.

En San Antonio María Claret, en Las Palmeras, y en Inmaculado Corazón de María, en Miralbaida, uno de los párrocos cuenta a La Voz que se han organizado belenes vivientes en los que han participado unas 150 personas para así motivar al vecindario de cara a las fiestas. Además, en el segundo de estos templos se ha celebrado un certamen de villancicos. Y claro está, el reparto de comida ha sido mayor que de costumbre en estas feligresías y se han incluido dulces y embutidos o avío para el cocido, entre otros alimentos repartidos a 100 familias de Miralbaida y 200 de Las Palmeras.

En otra zona desfavorecida de Córdoba como es el Sector Sur y el barrio Guadalquivir, sus parroquias también recargan las pilas en diciembre pues el trabajo es mayor. En Santa Luisa de Marillac el pasado 22 de diciembre se organizó una ‘masterclass’ en el patio de la parroquia, que puso los alimentos para que 22 familias cocinaran su cena de Nochebuena para más de cien comensales. No faltaron canapés, langostinos, tabla de quesos y embutidos, lomo ibérico al coñac y natillas de postre. Además de esto, se entregaron lotes de comida para 200 personas para los días de fiesta.

Por otro lado, los niños y jóvenes del Proyecto Puerta Verde, en exclusión social, tuvieron el jueves una tarde de paseo por la ciudad. Unos 80 fueron a ver belenes en el Centro y estuvieron merendando en la sede de Cáritas Diocesana, utilizando como medio de transporte desde su barrio el autobús ofrecido gratuitamente por Aucorsa.  

Ahora quedan los Reyes Magos. Hasta 60 niños recibirán regalos nuevos que los hombres del Retiro de Emaús se encargan de conseguir buscando donaciones por toda la ciudad. Así, las familias más necesitadas del barrio Guadalquivir exponen a la parroquia lo que quieren sus hijos y eso se les compra. El párroco de Santa Luisa de Marillac, Miguel David Pozo, explica que esto “dignifica a las familias, para que puedan tener para su hijos lo que les pidan”. Por último, el día 6 de enero habrá en el patio de la parroquia una convivencia con roscones de Reyes.

Faltan juguetes en la Sagrada Familia y donativos en Fátima

En la cercana calle Algeciras está la parroquia de la Sagrada Familia. Allí cuentan con ropero y cuando van las mujeres en diciembre, Manuela Recio, una voluntaria, apunta a los niños que tienen edad de recibir juguetes. En este caso son de segunda mano pero solo se reparten los que estén en buen estado. Aunque parezca mentira, esta mujer asegura que llevan muchos con desperfectos y sucios y que por tanto son desechados. Este año tienen además muy pocos, insuficientes para los 60 niños que tiene apuntados, por eso hace un llamamiento para que quien pueda done regalos para ellos antes del 4 de enero que es la entrega a los padres.

Juguetes recogidos en la Sagrada Familia. / Foto: LVC

En la parroquia Virgen de Fátima, el responsable de Cáritas, Antonio Campanero, estima que se han repartido unos 700 kilos de alimentos para las fiestas, que se suma por ser Nochebuena a la entrega de comida y vales para carne y fruta propia de principios de mes que este año han sido de 24 y 16 euros, el doble que de costumbre. Los voluntarios de Cáritas de Fátima comenzaron el 18 de diciembre una pegada de carteles en los portales de los edificios del barrio solicitando comida y ya desde esa tarde recibieron alimentos y donativos. De esta forma han recogido cerca de 400 kilos a los que hay que sumar los 300 aportados por los alumnos del Colegio Séneca, que en el caso de los de Secundaria han ayudado a empaquetar y hacer las bolsas para las familias además de recibir una charla sobre la labor que hace Cáritas.

Rocío Roldán es la encargada de la campaña de juguetes de esta parroquia. Antes se entregaban usados pero la falta de voluntarios para arreglarlos llevó a Cáritas a pedir donativos para comprarlos nuevos aunque se le dé a menos personas. El año pasado los recibieron diez niños de hasta 11 años. A estos se les pide que escriban la carta a los Reyes y de lo que piden se les compra una o dos cosas, según alcance el dinero. Rocío explica que “aunque no es algo de primera necesidad, es bonito para los niños tener un regalo de Reyes”. En este momento no llegan a los 300 euros recogidos para juguetes, por lo que quien quiera colaborar con la parroquia Virgen de Fátima puede llevar donativos al párroco de lunes a viernes (excepto los jueves), de 18:30 a 20:00, y el domingo antes o después de la misa de 11:00.

También son nuevos los juguetes que se entregan en El Salvador y Santo Domingo de Silos (La Compañía). El responsable de Cáritas aquí es Gregorio Nogales y cuenta que atienden a 15 familias a las que el día 23 de diciembre se les dio una cesta de Navidad. “Fue un día muy bonito, muy entrañable, y disfruta más el que da que quien recibe”, explica Nogales.

Para Reyes van a repartir regalos a 17 niños. Será el 4 de enero gracias a la colaboración de familias del colegio de La Inmaculada y a La Caixa, “y si faltan, buscaremos donde sea”, dice este hombre, quien matiza que al tener niños de distintas confesiones religiosas “procuramos que los regalos sean acordes a sus creencias”. El año pasado los niños disfrutaron muchísimo y “estaban locos de contentos”, apunta el responsable de Cáritas, que si bien confiesa que son días de mucho trabajo, también añade que “son bonitos”. Y este año previsiblemente más pues serán los propios Reyes Magos los que den los juguetes a los pequeños.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here