Así se representa el Nacimiento de Cristo en Córdoba

49

Hay belenes hebreos, napolitanos o con pueblos nórdicos, con el Niño Jesús en brazos de María, de José o de un ángel y los Reyes adorándolo o en cabalgata hacia el pesebre

Belén de la Sentencia 2019. / Foto: JP
Belén de San Hipólito 2019. / Foto: JP

Cristo ha nacido, es Navidad, y pocos planes son tan propios de este tiempo como recorrer los belenes que se instalan en Córdoba para admirar los detalles que ofrecen y la representación que cada artesano hace de la llegada al mundo del Mesías. Los hay en forma de pequeños dioramas a los que sin embargo no faltan multitud de elementos, otros de dimensiones mayores, recreados en un ambiente rural o en pueblos que son los propios de la Judea de hace 2.000 años, nórdicos o napolitanos. 

De este último tipo son los que se pueden ver en la Ermita de la Alegría y en el Patio de la calle Pastora. En el primero se representa una adoración de los ángeles al Niño Jesús, que es precisamente un ángel quien lo sostiene entre sus padres mientras bajan del cielo otros muchos con guirnaldas, instrumentos musicales e incensarios. Por su parte, en Pastora, 2 se puede admirar un gran Belén con muchos detalles y una sobresaliente calidad de las figuras realizadas íntegramente en Nápoles. Aquí impresiona sobremanera la cabalgata de los Reyes Magos que van sobre un caballo, un elefante y un camello.

En la zona de San Lorenzo hay varios belenes para visitar. El de la hermandad de la Esperanza no se ha presentado a concurso pero merece mucho la pena contemplarlo con sus efectos de luz que reproducen el amanecer y el atardecer y en el que se puede ver la presencia del Imperio Romano cuando nació Cristo en la ciudad de David. Y un pasaje poco representado es el que se puede ver en la iglesia del Juramento de San Rafael a beneficio de la Fundación Bangassou: el milagro de la palmera, cuando la Sagrada Familia huye a Egipto. Detallistas e interesantes son los pequeños dioramas que se han expuesto en el santuario de María Auxiliadora y en la casa de hermandad del Calvario, en el que se introduce el elemento del agua.

También cae agua, algo que da vida a los belenes, de sendas fuentes en los de las hermandades de Jesús Nazareno y las Angustias, ambas en el barrio de San Agustín. En la primera, además, se expone un pequeño diorama que tiene mucho mérito pues ha sido realizado por el niño José Moreno, de 8 años de edad.

Ya en el Centro, merece la pena visitar otros muchos Nacimientos. En la Cuesta del Bailío está el de la hermandad de la Paz, con el misterio en un establo con balas de paja, algo que aunque debió ser así en realidad no se representa siempre de esta forma al ser muy creativos los artesanos que realizan los Belenes cordobeses. El la hermandad del Císter se encuentra el primer premio del concurso de Cajasur. Aquí es San José quien sostiene al recién nacido mientras la Virgen descansa recostada y cuando se hace de noche aparece una gran luna llena. Además, se reproduce un carpintería en la que no falta ningún detalle.

Y en el bulevar del Gran Capitán está uno de los clásicos de todos los años, el Belén de la Colegiata de San Hipólito, en el que aparece la Anunciación así como la huida a Egipto y la Virgen María aparece en actitud orante ante su Hijo en la cuna. Además, se expone un diorama guaraní hecho en madera de palosanto por indígenas adquirido en la ciudad de Asunción (Paraguay).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here