La Esperanza volvió al Bailío: el vídeo de como lo bajó

127

La Virgen pasó por la emblemática cuesta por la que antes descendía en su estación de penitencia, esta vez con motivo de su rosario que la llevó a los Dolores, y sonó para ella 'Esperanza Cordobesa'

María Santísima de la Esperanza durante su rosario de la aurora. / Foto: Álvaro Vera

María Santísima de la Esperanza se reencontró en la mañana de este 8 de diciembre, Solemnidad de la Inmaculada Concepción, con el que era el lugar más emblemático de su estación de penitencia hasta hace pocos años: la Cuesta del Bailío. La Dolorosa de Martínez Cerrillo pasó por aquí de nuevo con motivo de su rosario de la aurora que en el segundo domingo de Adviento la llevó desde la parroquia de San Andrés hasta la iglesia hospital de San Jacinto.

Y es que la hermandad de la Esperanza quiso visitar a Nuestra Señora de los Dolores en el año en el que se cumple el 300 aniversario de la hechura por Juan Prieto de la Señora de Córdoba, con cuya cofradía está hermanada la del Domingo de Ramos. Y esto provocó que se vivieran en esta jornada de fiesta grande para la Iglesia momentos muy emotivos.

Sin duda, el regreso de la Esperanza al Bailío fue uno de ellos, especialmente cuando el grupo de músicos de su banda que la acompañaba comenzó a interpretar la marcha ‘Esperanza Cordobesa’, que durante décadas ha sonado tras la Virgen morena al bajar estas escaleras, como se puede apreciar a partir del minuto 4:47 del vídeo que acompaña a esta información, cuyo uso ha autorizado el canal cofrade La Sangre y la Gloria.

La buganvilla volvió a ver de cerca y casi a acariciar a la Virgen de la Esperanza, que está presente por siempre en un retablo cerámico en este bello lugar cordobés por el que bajó la sagrada imagen en su paso de palio por última vez en 2017 y al que la necesaria carrera oficial en la Catedral hace difícil que vuelva a transitar el Domingo de Ramos.

Pero también en San Jacinto se vivieron unos momentos inolvidables, aunque no inéditos, con la Virgen Niña de Cerrillo y la Señora de Córdoba juntas durante la Eucaristía que celebró Pablo Calvo del Pozo, consiliario de la Esperanza y que cada año el 8 de diciembre tiene lugar en un templo distinto que es visitado por esta popular cofradía.

Al salir a la plaza de Capuchinos, la Virgen de la Esperanza fue recibida por sus músicos con acordes de la marcha ‘Los Dolores’, de José de la Vega, mientras caían sobre ella pétalos de flores, y más adelante, al pasar junto a la sede de la hermandad de la Paz, la música que se interpretó fue un fragmento de ‘Paloma de Capuchinos’, de Francisco Melguizo.

Durante el rosario, y después de cada misterio, un hermano de la Esperanza recitó unas glosas relativas a la Inmaculada Concepción de la Virgen escritas por fray Pablo de Cádiz en los últimos años del siglo XVII. En esta ocasión, el recorrido discurrió desde las 8:00 por Fernán Pérez de Oliva, Gutiérrez de los Ríos, Pedro López, Capitulares, Alfonso XIII, Carbonell y Morand, Cardenal Toledo, Ramírez de las Casas Deza y Conde de Torres Cabrera, desde donde entró a la plaza del Cristo de los Faroles la Virgen de la Esperanza, que no estaba en este lugar desde hacía cuatro años y para la que la floristería Mendoza dispuso en su parihuela nardos, flor de cera, hortensias en tonos azules, fresias y lisianthus.

Con este rosario, en el que la Virgen iba con saya torera y manto azul, la hermandad de la Esperanza comienza los cultos en honor a su titular, que concluirán el 18 de diciembre, festividad de la Expectación de la Virgen, con el besamanos en San Andrés.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here