La encrucijada de un capataz


Enrique Garrido./Foto: Jesús Caparrós
Enrique Garrido./Foto: Jesús Caparrós

Los imponderables mandan tanto en las cofradías como un hermano mayor. De hecho, en determinadas circunstancias la situación puede cambiar de forma radical como ha sucedido en el caso de la hermandades de la Conversión y la Soledad con el capataz. Y es que la posible incorporación de la cofradía de Electromecánicas al Viernes Santo ha cambiado la situación de forma sustantiva., en cuanto al capataz cordobés, Enrique Garrido, se refiere. 

Cabe recordar que la Conversión, hasta este año, procesionaba el Sábado de Pasión, puede que Garrido esté al frente el Viernes Santo, si la asamblea de la Agrupación de Cofradías da el visto bueno a la solicitud presentada por la hermandad de Electromecánicas, para incorporarse a dicha jornada de la Semana Santa.

De obtener el visto bueno, Garrido se hubiera visto obligado a compartir la dirección tanto del Cristo de la Oración y Caridad como de la Soledad el Viernes Santo. Un hecho que, finalmente, no llegará a producirse tras la decisión adoptada por un capataz en el que siempre ha prevalecido la responsabilidad y el amor por el trabajo bien hecho, sobre otros aspectos más accesorios. Como ya lo demostró en la hermandad Universitaria.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here