Salvador Ruiz: “No olvidemos que las personas que están en el hogar-residencia San Pablo de Cáritas son personas mayores que estaban en situación de sin hogar”


Apostolado Seglar
Salvador Ruiz./Foto: BJ
Salvador Ruiz./Foto: BJ

El director de Cáritas diocesana de Córdoba, Salvador Ruiz, ofrecía este sábado una recomendable conferencia, en el marco de la primera Jornada de Ora Social que ha organizado la Agrupación de Cofradías. En la misma ofrecía un decálogo de actuación a las cofradías en esta materia y, tras concluir, atendía a La Voz de Córdoba con la amabilidad y disponibilidad de la que siempre hace gala.

De ese modo, en la siguiente entrevista, Ruiz detalla claves para que las hermandades puedan “replantearse” su labor social. Pero también -es obligado-, nos explica en qué momento se halla Cáritas, tras unos días en los que las condiciones meteorológicas han golpeado a las personas que viven en la calle y por las que esta institución de la Iglesia se desvive y trabaja en red con otras con el objetivo de acabar con el sinhogarismo en Córdoba.

-¿En qué ha consistido la conferencia que ha pronunciado?

-He planteado diez puntos, que no es que sean doctrina. Diez cuestiones para ayudar a algunas cofradías y puedan replantearse toda su acción social. Lo fundamental creo que es volver a la esencia de cada cofradía, que cada hermandad recuerde lo que es, de dónde viene y recuerde cuál ha sido esa acción social a lo largo de toda su historia -algunas con más de 400 años de historia-. Y que todas nacieron a raíz de una obra social.

-¿Cómo se reconoce el destinatario de esa obra social?

Salvador Ruiz./Foto: BJ

-Fomentando el conocer y saber a quiénes va dirigida toda nuestra actuación. Saber reconocer a esa persona que está frente a nosotros; saber reconocer su dignidad; qué visión tenemos del hombre; qué visión tenemos de la sociedad. Desde ahí he intentado dar algunas ideas. Teniendo en cuenta que la caridad en una cofradía no es algo accesorio, sino algo esencial, constitucional. La cofradía nace, entre otras cosas, para la obra social. Además de la vivencia de culto y de la vivencia cristiana. Además de todo lo que supone el amor a sus sagrados titulares, eso necesariamente tiene que trasladarse a las personas que sufren, a las personas más pobres.

-Dentro de esos diez puntos que señalaba, de ese decálogo, qué destacaría.

-Como primer punto, el redescubrir los orígenes, de dónde venimos y cuál ha sido esa obra social de mi cofradía. Cómo hicieron los fundadores esa obra social. En segundo lugar, no abandonar la espiritualidad. No olvidar que todo esto se fundamenta en un encuentro personal con Jesucristo en el seno de la Iglesia, en el seno de mi cofradía. Desde ahí, ir creando lazos, redes, que no se nos olvide lo importante de trabajar en conjunto, de no perder nuestra idea de eclesialidad. Que nuestras acciones sean acciones eclesiales, significativas, proféticas. Que nos formemos especialmente en la Doctrina Social de la Iglesia, porque nos va a hacer mucho bien para no disociar fe y vida. Y las cofradías, muchas veces,  tenemos que crecer en esta idea para ofrecer un testimonio mayor. Y desde ahí comenzaremos a montar acciones: observando bien la realidad; sabiendo cómo involucrar a nuestros hermanos -que esto no sean cuestiones de peculiaridad de algunos de nuestros hermanos-; y, al final, ya en el último término, buscando los recursos necesarios para ello. Sin olvidar que es mucho más importante el darnos nosotros que el dar cosas. Mucho más importante que hacer una gran recogida de alimentos, ropa, medicinas, etc.-que son buenas- es involucrar a mis hermanos para que puedan dedicar tiempo a visitar enfermos, a las personas mayores que están en nuestras casas, a ayudar a las personas que viven en la calle…

-¿Cómo valora esta jornada que ha organizado la Agrupación de Cofradías?

-Creo que es muy importante. Es algo que necesitaba la Agrupación de Cofradías y que ojalá se perpetúe en el tiempo y se constituya como una jornada importante. Lo primero que he hecho en mi intervención es ofrecer a Cáritas Diocesana en lo que pueda servir y ayudar a esta iniciativa y que esto vaya creando estructura. Que dentro de la estructura de la Agrupación y de las vocalías de caridad de cada una de las hermandades vaya creando una pequeña estructura para dinamizarlo todo. Esto puede ayudar a ir traduciéndose en una verdadera vivencia de caridad de toda la cofradía, que creo que es donde tenemos que poner el objetivo.

-Ha mencionado a Cáritas Diocesana, en qué momento se encuentra ahora mismo la institución que dirige.

-Cáritas se encuentra siempre en un momento de pleno trabajo, porque no paramos. Si es verdad que, en este tiempo en el que ya tenemos el curso avanzado, con el frío y con el invierno se han avanzado mucho los proyectos de personas sin hogar. En los días que están haciendo esta semana, no se nos puede olvidar que todavía tenemos a mucha gente duerme en la calle. Y que en estos días, además, es peligroso dormir en la calle. Hemos reforzado todos nuestros proyectos de atención a personas sin hogar. Ya se ha puesto en marcha el ala de baja exigencia, junto a la casa de acogida Madre del Redentor, la propia casa de acogida sigue estando a máxima ocupación y reforzamos todo lo que es el dispositivo de atención en calle. 

-¿Tienen nuevas iniciativas?

Salvador Ruiz./Foto: BJ

-Con todo esto, estamos también planteando nuevos proyectos de cara a nuestro proyecto de empleo. Planificando nuevas formas de echarle imaginación, para intentar ver cómo ayudar a más personas en esa integración socio-laboral, teniendo claro que sin ella difícilmente va a haber una integración social.

-Hablaba del ala de baja exigencia y, hace unos meses, se lamentaba de las personas que mueren en la calle.

-Intentamos estar muy cercanos de las personas, ofreciéndoles los recursos que nosotros tenemos y los que hay en la ciudad, sobre todo, para días que son tan duros como los que estamos viviendo con la bajada de temperaturas y el refuerzo de las lluvias y el viento, para intentar -en la medida de lo posible- que todo el mundo esté en una situación de mínima seguridad. 

Para nosotros es un verdadero drama todas las personas que mueren en la calle (el año pasado fuero cuatro). Obviamente, es una situación a la que deberíamos ponerle solución, como sociedad cordobesa y también desde las autoridades. Sigue siendo un problema que, después de abrir todas las extensiones de todas nuestras casas (además de la de baja exigencia y las del Ayuntamiento), que con todo esto tengamos del orden de 60 personas en calle. Es decir, que todavía faltan recursos para que al final podamos terminar con el sinhogarismo en nuestra ciudad de Córdoba.

-¿Están notando más apoyo de las instituciones?

-Sí. Nuestra colaboración siempre ha sido cercana. Es verdad que, en materia de personas sin hogar, nosotros trabajamos íntegramente coordinados con otras instituciones de Iglesia (Prolibertas, Cruz Roja… ). Trabajamos muy en red en este sentido, porque es la única manera de atajar esto. En cuanto a las autoridades locales, si es verdad que nos muestran su apoyo y estamos buscando vías de colaboración cada vez más estrechas. Si es verdad que nosotros tenemos esa pequeña queja de que el problema de San Pablo todavía está sin solucionar, por parte de la Junta de Andalucía. Creo que es algo que necesita que se le dé prioridad y que las personas que están en San Pablo y que siguen allí, puedan tener garantizada su estancia. No olvidemos que las personas que están en el hogar-residencia San Pablo de Cáritas son personas mayores que estaban en situación de sin hogar. Personas mayores extremadamente pobres. Personas mayores que han estado toda su vida en la calle y que, al menos en sus últimos años, puedan tener la seguridad de que van a estar en lo que ya consideran que es su casa, allí en Acera del Río.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here