Multitudinario Encuentro Interdiocesano y Ultreya de Cursillos de Cristiandad


Foto: MCC
Foto: MCC

La Casa de San Pablo de Córdoba fue el escenario donde se celebró el Encuentro Interdiocesano del Movimiento de Cursillos de Cristiandad (MCC). El mismo contó con la participación de representantes de diferentes diócesis andaluzas. Y, como se ha señalado desde el MCC, “as líneas de reflexión en este encuentro Interdiocesano han permitido revisar con profundidad el papel del Movimiento de Cursillos de Cristiandad  en nuestros días;  se ha puesto en valor la Comunión entre los miembros y grupos del movimiento y se han establecido pautas para seguir mejorando nuestra misión evangelizadora”.

Tras el Encuentro Interdiocesano, el domingo tuvo lugar la Segunda Ultreya Interdiocasana de Andalucía, con la participación de 500 asistentes. La ponencia estuvo a cargo de Rosa Murillo, del MCC de Plasencia. Como se ha destacado desde Cursillos, “Rosa expuso con naturalidad y sencillez, emociones vividas por los cursillistas; nos hizo caer en la cuenta que hemos de hacer memoria agradecida de los que nos han precedido; contemplar sus historias con sentido de experiencias, para que aprendamos a colocar a Dios como lo más visible de nosotros mismos. Rosa recordó que la fidelidad mayor al carisma del movimiento es adaptarse a los tiempos, asumiendo riesgos, abriéndonos a nuevas sorpresas de Nuestro Señor, el único conductor y dueño de nuestra historia; por tanto, no se puede caer en el inmovilismo, la nostalgia o la rutina, ni perder la ilusión ni la perspectiva”. 

“Para la consecución de estos objetivos, ha de crecer la comunión dentro del movimiento; una comunión que ha de brotar de nuestra experiencia de encuentro con el Señor y esa experiencia, ha de ser la fuente que nos fortalece para poder  expandir el amor de Dios a nuestros ambientes”, se ha subrayado. Para añadir que, “al ir juntos de la mano del Señor, seremos más creíbles y multiplicaremos nuestra potencia fermentadora”.

Terminada la ponencia, se realizó un trabajo por grupos en los que cada cursillista manifestaba a sus compañeros su vivencia en el Movimiento a raíz de lo que la exposición de Rosa Murillo había aportado a la Ultreya.

A continuación, todos los asistentes participaron en la Eucaristía. La cual estuvo concelebrada por los sacerdotes, Manuel Sánchez y Rafael Moreno. En la homilía, “Sánchez nos recordó la presencia de Dios en cada uno de nosotros  y que si permitimos su presencia en nuestra vida, Él nos asistirá en todo momento”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here