Diversas celebraciones conmemorarán la festividad de Todos los Santos y Fieles Difuntos

45

El obispo de Córdoba presidirá la santa misa en el cementerio de San Rafael. También habrá misa en el cementerio de la Fuensanta y en la Catedral, donde tendrá lugar la misa de Réquiem

Santos muertos
El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández./Foto LVC
Santos
El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández./Foto Cabildo

Con motivo de las solemnidades litúrgicas de Todos los Santos y Fieles Difuntos, la diócesis de Córdoba acogerá diversas celebraciones en los cementerios para conmemorar así esta fiesta que “nos invita a mirar al cielo, donde se encuentran nuestros hermanos mayores, los que nos ha precedido en el signo de la fe y duermen ya el sueño de la paz”, como afirma el obispo de Córdoba en su carta semanal titulada “Más allá de la muerte”. En esta misiva, el pastor de la Diócesis nos recuerda también que “la vida cristiana llega a su plenitud en la santidad” y que “nos anima saber que esa es nuestra vocación, que en este camino van delante nuestros hermanos mayores, los santos del cielo”.

Celebraciones litúrgicas en la ciudad

Como ha informado la Diócesis, concretamente en Córdoba, habrá diversas celebraciones en los distintos cementerios. Por un lado, en el cementerio de San Rafael, el día 1 de noviembre, presidirá la misa el pastor de la Diócesis a las 12:00 horas, acompañado del Vicario de la ciudad, Jesús Poyato. A la misma hora la oficiará el Vicario General, Antonio Prieto, en el cementerio de “Ntra. Sra. de la Fuensanta”, mientras que en la tarde, a las 17:30 horas, los días 1 y 2 de noviembre, habrá misa en la capilla del cementerio de “Ntra. Sra. de la Salud” presidida por el padre Hernán Súchite Orellana, Misionero de Betania. 

Por su parte, el templo principal de la Diócesis, acogerá como viene siendo ya tradicional la misa de Réquiem, el día 1, a las 19:00 horas, presidida por Mons. Demetrio Fernández. Y es que, como pone de manifiesto el Obispo, “la Iglesia nos invita constantemente a orar por los difuntos, que han muerto en la amistad de Dios y todavía no han llegado al cielo. Porque nuestra oración los ayuda, los alivia, les acorta el tiempo de la prueba”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here