“Que vuestros colegios sean un encuentro con Jesucristo”

17

El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, ha oficiado una misa este sábado en la Catedral de Córdoba

obispo
Procesión de San Juan Bautista de la Salle./Foto: Cabildo
Misa del año jubilar lasaliano presidida por el obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández./Foto: Cabildo

El Año Jubilar Lasaliano, concedido por la Santa Sede con motivo del tricentenario de la muerte de San Juan Bautista de la Salle, fundador de los hermanos de las Escuelas Cristianas, ha traído consigo la procesión extraordinaria de la imagen del fundador por las calles del centro de la ciudad hasta la Santa Iglesia Catedral el pasado viernes, 25 de octubre. Una procesión a la que asistieron alumnos del colegio, docentes y familiares vinculados a la institución, entre otros, que quisieron acompañar al Santo en su traslado al templo principal de la Diócesis, donde el sábado, ofició la santa misa el obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández.

obispo
Procesión de San Juan Bautista de la Salle./Foto: Cabildo

Como ha informado la Diócesis, en su homilía, el pastor de la diócesis comenzó manifestando que “ver crecer a un niño es uno de los espectáculos más bonitos de la vida”, algo a los que llega no sólo por el impulso biológico, sino también por la educación. Precisamente para educar, San Juan Bautista de la Salle fundó su institución, “escuelas cristianas pensadas para que los niños puedan acercarse a Jesucristo, conocer a María y desarrollarse plenamente en su vida cristiana”. Así lo puso de manifiesto el prelado, quien dirigiéndose a los profesores, pidió que desde el cariño y el respeto, enseñen a los alumnos “que la vida tiene sentido cuando se va entregando y se tiene a Jesucristo de referencia continua”. “En los objetivos, no olvidéis nunca que un colegio católico tiene como principal meta y tarea llevar a los alumnos al encuentro con Jesucristo y la Iglesia; por tanto, que vuestros colegios sea una señal y una garantía de que estos alumnos crecen en su identidad cristiana”, indicó. Al hilo de esto, aseguró que el secreto para poder lograr este objetivo no es otro que vivir esa vida cristiana: “No os conforméis con ser sólo buenos profesionales, cuidad la vida cristiana”. 

Refiriéndose a la familia Lasaliana, el Obispo recordó que su objetivo principal es alcanzar la santidad, como su fundador, e instó a los miembros de ésta a continuar preocupándose por diversas zonas de la ciudad, llevando actividades complementarias para ayudar a los más pobres, tal y como lo hace con la fundación “Estrella Azahara”.  

Finalmente, concluyó su intervención pidiendo al Señor vocaciones para los Hermanos de La Salle. 

En la actualidad, La Salle está en casi un centenar de países, se dedica a la educación basada en los valores humanos y cristianos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here