Guadalupe, “una bendición de Dios” en la peregrinación más multitudinaria de jóvenes desde Córdoba


Más de 1.300 jóvenes cordobeses han desafiado a las inclemencias del tiempo y han andado 36 kilómetros este fin de semana hacia el monasterio cacereño, donde han tenido misas y veladas y mucha alegría

Jóvenes cordobeses en la plaza del monasterio de Guadalupe. / Foto: Diócesis de Córdoba
Jóvenes cordobeses en la plaza del monasterio de Guadalupe. / Foto: Diócesis de Córdoba

Vuelven alegres los más de 1.300 jóvenes que este fin de semana han peregrinado con la Delegación de Juventud de la Diócesis de Córdoba hasta la Virgen de Guadalupe, en Cáceres. Y es que esta fiesta de los jóvenes que se han encontrado con Cristo en torno a María Santísima ha sido “una bendición de Dios”, en palabras de uno de los dos delegados de Juventud cordobeses, Jesús Linares, que ha encabezado la marcha junto a su compañero sacerdote Rafael Romero.

Según explicó Linares a La Voz de Córdoba, “el Señor ha estado muy grande”. Los peregrinos casi no cabían en la basílica de Guadalupe pues la de este año ha sido la peregrinación con más participantes de las 24 que se han hecho desde la Diócesis.

Durante el fin de semana ha habido muchas confesiones y “el obispo ha estado muy cercano”, señaló Linares. Y es que Demetrio Fernández presidió la Eucaristía del sábado en Guadalupe y también la del domingo. El prelado ha estado todo el fin de semana con los jóvenes.

Hasta la localidad habían llegado los más de 1.300 peregrinos cordobeses después de recorrer a pie unos 36 kilómetros entre el viernes y el sábado haciendo frente a las inclemencias meteorológicas, pues les ha llovido, pero eso no los desanimaba sino que les daba más fuerzas para seguir andando.

La peregrinación comenzó en la Catedral de Córdoba el viernes a las 7 de la mañana. Luego se trasladaron en autobuses hasta la localidad toledana de Puerto de San Vicente y allí empezaron la marcha el viernes por la tarde hasta el pueblo de Alía, donde hicieron noche tras celebrar una vigilia de oración.

El sábado por la mañana siguieron los peregrinos hasta Guadalupe, donde llegaron sobre las 17:30 y fueron recibidos por el padre guardián del monasterio. Tras la misa celebrada por el obispo de Córdoba hubo otra vigilia de oración en la basílica y luego los más de 1.300 jóvenes celebraron una velada en la plaza junto al templo. 

Este domingo por la mañana ha habido una misa de despedida y una velada en la que se han podido escuchar los testimonios de un seminarista, un matrimonio y una religiosa y que ha terminado con alegría desbordante en cantes y bailes de los jóvenes que han regresado a Córdoba.

A continuación se reproducen algunas imágenes de la peregrinación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here