Necesitan ayuda para que su nuevo Cristo sea una feliz realidad

44

La cuestación, que comenzaba en 2018, ha proseguido durante este año y, en verano, la hermandad de las Palmeras recordaba el llamamiento en sus canales oficiales

Cristo de la Piedad./Foto. Cabildo
Cristo de la Piedad./Foto. Cabildo
Cristo de la Piedad./Foto. Cabildo
Cristo de la Piedad./Foto. Cabildo

La hermandad de la Piedad de las Palmeras sigue llevando a cabo una ingente labor, de cara a materializar uno de sus proyectos más ambiciosos. Se trata de la nueva imagen del Santísimo Cristo de la Piedad, cuya factura pertenecerá al afamado imaginero cordobés, Antonio Bernal. Un proyecto de gran envergadura para el que la cofradía del Miércoles Santo está trabajando afanosamente. Es por ello que la corporación penitencial lleva meses organizando una cuestación, que ayude a sufragar el coste de la nueva talla. De tal modo que ha animado a los fieles y devotos que lo deseen a colaborar económicamente en la cuenta: 0237-6153-30-9170840397.

La cuestación, que comenzaba en 2018, ha proseguido durante este año y, en verano, la hermandad de las Palmeras recordaba el llamamiento en sus canales oficiales. Numerosas han sido las personas que han difundido la petición de lacofradía del Miércoles Santo, como ha sido la conocida cuenta de Twitter Cordobés Cofrade, que ha animado a que “hay que contribuir con la causa de esta humilde hermandad, para poder verlo en las calles de Córdoba el próximo Miércoles Santo”.

Cabe recordar que en la Cuaresma de 2017 el cabildo general de la hermandad de las Palmeras aprobaba el inicio de los trámites para la realización de su futuro titular. El cambio, resuelto por unanimidad de los asistentes, obedecía al mal estado de conservación en que se hallaba el Cristo de la Piedad. Y, tras decantarse por el boceto presentado por Bernal, la institución nazarena ha puesto en marcha diversas iniciativas para captar fondos para este ambicioso proyecto.

La futura imagen del crucificado sustituirá a la que se ha venerado en San Antonio María Claret, durante casi medio siglo, concretamente desde 1972. Si bien, el Cristo de la Piedad ha continuado expuesto a la veneración de los fieles, el mismo es propiedad de los claretianos, mientras que la nueva efigie ya será propiedad de la cofradía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here