La Virgen de la Sierra de Cabra vuelve a su santuario


La patrona egabrense partía a las 7:00 de la parroquia mayor de la Asunción y Ángeles y llegaba al santuario a las 11:10

santuario
Virgen de la Sierra./Foto: Atalaya TV
santuario
Virgen de la Sierra./Foto: Atalaya TV

Como manda la tradición, pasado el primer domingo tras el día 4 de octubre, la imagen de la patrona de Cabra, María Santísima de la Sierra, regresaba a su ermita tras pasar 33 días en la Parroquia de la Asunción y Ángeles donde ha sido visitada por miles de devotos, no sólo de Cabra, sino llegados de distintos puntos de la provincia.

Gremios, romerías, colectivos, hermandades y cofradías de Semana Santa, parroquias de la provincia, grupos de catequesis, centros escolares, etc … han conformado en torno a la patrona de Cabra un extenso programa de cultos que ha completado la totalidad de los días entre el 5 de septiembre y el 6 de octubre bajo la coordinación de su real archicofradía.
Pero llegó la mañana que nunca los egabrenses quieren que llegue, la mañana que sabe a despedida y que, marca el inicio del tiempo otoñal en la ciudad egabrense. Las campanas de la Asunción repicaban incluso de una manera distinta pues tañían por última vez avisando de la última misa del presente año ante la Virgen de la Sierra.

Sus devotos se iban concentrando en torno a la parroquia mayor, consagrada por el propio Fernando III el Santo hace justo 775 años, para despedir a su patrona otros, para iniciar el duro camino pedregoso que, transcurriendo por el corazón de la Subbética, desemboca en la cariñosamente conocida como Casita Blanca.

Allí en el santuario, una misa de acción de gracias, presidida por el Consiliario de la archicofradía y rector del santuario, José Antonio Jiménez, ponía punto y final a los cultos en su honor y era el punto y seguido de una presencia divina que aguarda ya la próxima cita de devoción que tras cuarenta años sigue congregando a un colectivo que, bajo la denominación de ‘Fe y Familia’ celebra su anual romería coincidiendo con la solemnidad de la Inmaculada Concepción el 8 de diciembre.

Pero hasta entonces, serán ahora las campanas de la ermita las que repiquen gozosas cada mediodía de domingo llamando a la misa dominical y anunciando que, hasta el 4 de septiembre de 2020, la Virgen de la Sierra mora de nuevo en su camarín.