A Córdoba “le falta genética cofrade”


Rafael Zafra explicaba en 'La Voz de las Cofradías' cómo se produce el cambio de paradigma en la Semana Santa de Córdoba

Rafael Zafra./Foto: Jesús Caparrós
img 20190926 194032 548
Rafael Zafra./Foto: Jesús Caparrós

El segundo programa de la temporada de ‘La Voz de las Cofradías‘ abordaba la importancia de las figuras de Fray Ricardo y Luis Álvarez Duarte para el mundo de las hermandades de la capital. Para valorarlas, en la grabación estuvieron como invitados Rafael Zafra y Rafael Cuevas. De tal modo que, el primero, señalaba que “Ricardo es un fenómeno a estudiar”.

La afirmación del que fuera hermano mayor de la Expiración y presidente de la Agrupación de Hermandades y Cofradías, se basaba en que “la Semana Santa actual no tiene nada que ver con la de los años 50. Y te habla un cofrade, que salía en la Borriquita de Sánchez Núñez, en el año ’49”. en este sentido detallaba que la semana mayor de la capital “tuvo un despegar en la posguerra, pero muy relacionado con el final de la Guerra Civil. Luego no hubo una continuidad en lo cofrade”.

Córdoba, un problema que tiene es que le falta genética cofrade”, destacaba Zafra. Y añadía que de lo que se trataba de que “tu abuelo ha pertenecido a la cofradía, que tu padre ha pertenecido a la cofradía”. En cambio, a su juicio, “muchos jóvenes han aprendido en la cofradía. Yo aprendí en mi casa cómo se viste de nazareno, a sacar la túnica…”

“Contestación”

Era una Semana Santa “mortecina”, afirmaba Zafra, recordando que desaparecieron el mismo año la hermandad del Remedio de Ánimas, la Expiración y el Huerto. Y relataba como Melguizo hace un llamamiento en su pregón y las hermandades vuelven a reorganizarse. En el caso de la Expiración, de la mano de un grupo proveniente de la Buena Muerte y encabezado por Pepe Flores, quienes introducen el concepto de que la cofradía es los 365 días del año.

“Ya hay una contestación a la Semana Santa establecida. Esa inquietud llega y Ricardo empieza a empujar en los palios y en los misterios”. En este apartado, Zafra desvelaba que, cuando acudió a ver los traslados de regreso de la magna “iba con Luis Martín y le dije: estoy emocionado. Porque lo que estoy viendo al lado de la Catedral es lo que veo en Sevilla, alrededor de la Catedral. La masa gustándole eso. Y en aquellos años se reían”. Cuenta que cuando le dijo al entonces presidente de la Agrupación, Rafael Salinas, que iba a hacer la primera cuadrilla de hermanos costaleros en la Expiración, “me dijo, tú estás loco”.

“Cuando llego a presidente, mis primeros decretos -por llamarlos de alguna manera- eran que no se pueden llevar flores de plástico en los pasos; hay que llevar cera y no foquitos; las juntas de gobierno, eso me costó, vestidos de nazarenos”, rememoraba Zafra. Quien explicaba que “tuve que sancionar a la hermandad del Caído, con Matías Prats Cañete de hermano mayor, porque toda la junta de gobierno iba con traje. Empezamos a conseguir que las cofradías no solo tuvieran un horario de entrada, sino también de salida y que se cumpliera”.

“Con ese caldo de cultivo, con gente inquieta que quería otra Semana Santa está ahí la figura de Ricardo”, sentenciaba Zafra.