La Fuensanta deja momentos para la historia

31

Acompañada por los cofrades del Carmen de San Cayetano y Jesús Caído en el cortejo, las hermandades de los templos visitados han recibido a la Virgen con honores

Fuensanta

El tercero de los traslados de la imagen de Nuestra Señora de la Fuensanta ha vuelto a dejar -como en los dos anteriores- momentos que tardarán mucho en borrarse de la memoria y de los corazones de los cofrades cordobeses. Y es que, en el de este martes, la patrona de Córdoba ha cumplido un trayecto muy especial, para partir de la iglesia del Carmen de Puerta Nueva hasta la conventual de San José, popularmente conocida como San Cayetano.

En un itinerario que es arqueología histórica y espiritual de la ciudad, su patrona ha cruzado la ojiva de San Lorenzo, el umbral del Juramento, la puerta de la capilla del Hospital de Jesús Nazareno, el arco de San Agustín y se ha adentrado más allá del rosetón de Santa Marina. Acompañada por los cofrades del Carmen de San Cayetano y Jesús Caído en el cortejo, las hermandades de los antedichos templos han recibido a su Virgen con honores en todos ellos.

La devoción hacia Nuestra Señora, plasmada en una nueva jornada de fe, como aquella no tan lejana en la que entró entre aplausos a la Plaza de Toros, tras haber ocupado el altar mayor del Beato Álvaro, con motivo del Encuentro diocesano de Laicos. Los cantos a la Virgen en San Lorenzo, por ejemplo, mientras se producía el saludo entre la Fuensanta y Villaviciosa, fueron ese aplauso místico, donde subyace esa historia de fe que atesora Córdoba.

Amor que los cofrades del Carmen han regalado a la patrona, cuando durante la misa -ya en San Cayetano- le han ofrecido el manto rojo. Una ofrenda que ha puesto el broche a una jornada histórica en que la Virgen de la Fuensanta ha vuelto a bendecir a la ciudad y esta le ha sabido rendir la debida pleitesía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here