Así nació la vocación en un hermano del Carmen y de la Sentencia


El hermano mayor de esta última, José Antonio Salamanca, explica a La Voz de Córdoba que “nuestra cofradía es la única de penitencia de la que es hermano”

vocación
Javier Galán./Foto: Archicofradía del Carmen
vocación
Javier Galán./Foto: Archicofradía del Carmen

La archicofradía del Carmen de San Cayetano ha anunciado una feliz noticia, que da la medida de uno de los carismas inherentes a las hermandades. Y que, se ha señalado desde la corporación, este viernes, “la iglesia conventual de San Cayetano fue bendecida con uno de los mayores regalos que Dios puede hacer a su feligresía, el de una nueva vocación. Fue en el transcurso de una emotiva eucaristía oficiada por el Padre Francisco Javier Jaén (actualmente en el convento del Santo Ángel de Sevilla) a la que estaban llamados los hermanos de la archicofradía de Nuestra Señora del Carmen Coronada. Allí, en familia, el fraile anunciaba el inminente inicio del postulantado de Javier Galán Cuenca, mayordomo de la archicofradía, que sigue los pasos de nuestro también hermano José Carlos Sillero. Otra vocación ha llegado a la orden descalza del Carmelo”, se ha subrayado.

Desde la institución se ha apuntado que “Javier Galán es San Cayetano y San Cayetano es, en buena parte, Javier Galán. Aunque, actualmente, ocupa el cargo de mayordomo en la archicofradía”. En este sentido, se ha explicado que “Galán -como así lo conocen sus amigos- ha hecho prácticamente de todo en la hermandad, a la que lleva sirviendo desde su entrada en el grupo joven, el cual también dirigió”. A lo que hay que sumar que “siempre ha sido el primero en llegar y el último en irse. Precisamente, ha sido durante todo este tiempo cuando ha germinado en él la semilla de la vocación religiosa. Una semilla que ha crecido regada en el compañerismo, el respeto y el cariño de sus hermanos. Y, por supuesto, en el de un hogar familiar que ha sido agraciado con la llamada del Señor”.

“Hay que ser muy valiente para mirar de frente a Dios”

A sus 24 años, Galán es graduado en Relaciones Laborales y así ejercía en el negocio familiar, se ha especificado desde el Carmen. Y han detallado que, “a pesar de su enorme timidez, Galán se ha ganado en todo este tiempo el cariño de la familia carmelita”. Ello gracias a “su gran corazón y su sonrisa sincera lo han convertido en un pilar fundamental dentro de la archicofradía. También sus dotes para ser un auténtico ‘manitas’, ya que Galán es uno de los artífices de los montajes y altares de cultos, así como de los pasos procesionales. Además, es el fiscal de paso de la Virgen del Carmen Coronada cada 16 de julio”.

“No vivimos en una época en la que sobren las vocaciones religiosas. En una sociedad en la que casi está mal visto ser joven y católico, ¿cómo decidir acudir a la llamada divina sin temor a ser juzgado?”, se han preguntado desde la archicofradía carmelita. Lo que les ha llevado a responder que “hay que ser muy valiente para mirar de frente a Dios y dejar atrás la vida y comodidades que hasta ahora se han disfrutado, pues el camino por recorrer hasta la ordenación no es fácil. Se necesita mucha generosidad, constancia y una fe inquebrantable. Valores que Galán tiene de sobra”.

En consecuencia, “la archicofradía del Carmen de San Cayetano tiene un motivo más por el que rezar a su gloriosa imagen coronada. También, para dar las gracias, pues Javier Galán es un orgullo para sus hermanos carmelitas”.

Hermano de la Sentencia

El noviciado también es cofrade de la hermandad de la Sentencia. El hermano mayor de esta última, José Antonio Salamanca, explica a La Voz de Córdoba que “nuestra cofradía es la única de penitencia de la que es hermano”. Y ha subrayado que, “con nosotros colabora muchísimo en las labores de priostía, de cultos y en el montaje de los pasos…” A lo que hay que sumar que, durante los últimos año, venía acompañando a María Santísima de Gracia y Amparo como pertiguero del paso de palio. “De liturgia sabe muchísimo; es muy válido”. Y ha destacado que “nos alegramos mucho por su vocación”.