¿Por qué se bendice en el monasterio de la Encarnación pan y agua el 20 de agosto?


monasterio
Religiosas del convento de la Encarnación./Foto: Diócesis de Córdoba
monasterio
Religiosas del convento de la Encarnación./Foto: Diócesis de Córdoba

La festividad de San Bernardo de Claraval (moje cisterciense francés y francés y abad de Claraval) deja, cada 20 de agosto, una fiesta muy especial en el monasterio cordobés de la Encarnación. Así se explica desde la Diócesis, al recordar que “es una tradición de la Orden que en el día de San Bernardo, cada 20 de agosto, se bendice pan y agua, conmemorando un hecho prodigioso que sucedió en Aquitania donde el santo fue llamado a restablecer la fe católica y combatir algunas herejías. Dice la oración que en nombre del Señor bendijo innumerables panes y agua, para que una multitud ingente enferma de cuerpo y alma sanara”.

Un hecho que se recuerda en el monasterio este 20 de agosto, cuando las religiosas cistercienses del convento preparan pan y agua, “y después de la solemne eucaristía (…) se dirigen al locutorio y piden a Dios que los bendiga y santifique, por intercesión de la siempre Virgen María y del bendito Bernardo, para que todos los que lo tomen sanen tanto de cuerpo como de alma”.

En ese sentido, desde la Diócesis se destaca que, “ciertamente, la Iglesia concede indulgencias parciales al tomar esta agua y pan benditos”. De tal modo que “las hermanas no dejan de aprovechar estas gracias que la Iglesia regala por sus Santos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here