Fallece el jesuita Manuel Montero, quien fuera consiliario de la Buena Muerte


El sacerdote estaba muy vinculado a la cofradía de San Hipólito, como explica Juan Luis Sevilla Bujalance

jesuita
Manuel Montero Agüera./Foto: Tony Palacios

“Siempre que podía estaba con la cofradía”. Así comienza ha definir la personalidad del jesuita, Manuel Montero Agüera, el abogado y hermano de la Buena Muerte, Juan Luis Sevilla Bujalance. El sacerdote, que fallecía este miércoles a la edad de 92 años, fue consiliario de la institución penitencial de San Hipólito.

whatsapp image 2019 08 15 at 13.32.43
El jesuita Manuel Montero Agüera./Foto: Tony Palacios

Sevilla Bujalance recuerda, en declaraciones a La Voz de Córdoba, que llegó a San Hipólito, procedente de Huelva, donde también estuvo vinculado al mundo de las cofradías. “Cuando llegó hizo mucha vida social, porque era miembro de la familia Montero Agüera, por lo que regresaba a su tierra”, señala el cofrade la Buena Muerte.

Otro de los aspectos que destaca Sevilla Bujalance del jesuita es que “participaba siempre en el traslado del Cristo y en la procesión, aunque en los últimos años la edad ya solo le permitía ir hasta la Catedral”. Y subraya que era habitual verlo, cada mañana, en el confesionario y en el patio de la colegiata recibiendo a las personas que acudían.

Finalmente, el cofrade de la hermandad de la Madrugada cordobesa señala que “sentía mucho cariño por nuestros titulares, especialmente, por la Reina de los Mártires”. Descanse en paz.