El Figueroa rinde honores a su patrona


Cabe destacar que la Asunción volvía a ser portada por costaleros. Un hecho que también engrandecía al cortejo

Figueroa
Procesión de la Virgen de la Asunción./Foto: BJ
Figueroa
Procesión de la Virgen de la Asunción./Foto: BJ

En el barrio del Parque Figueroa se agudizan los contrastes de la Córdoba contemporánea. Un entramado urbano moderno, funcional y alienado con precisión, donde se mantiene viva la estampa de arquitectura que imperaba hace medio siglo. Los jardines cuidados en cada calle contrastan con el fósil del que fuera su cine. El ancla de la Plaza de la Marina Española parece evocar el sentido de pertenencia de los cordobeses de una época que, en el horizonte que transita más allá del barrio refleja edificios de más reciente construcción.

Una pequeña ciudad que, dentro de la ciudad, cuenta con su propia patrona, Nuestra Señora de la Asunción. La Virgen que esta mañana recorrió las calles del Figueroa, surcando los estratos de su historia, para llegar hasta la residencia de ancianos con la solemnidad propia de una cuidada salida procesional.

Desde los estandartes hasta los devotos que caminaban detrás de la Asunción, cada paso dejaba claro el buen hacer de su párroco y de una comunidad eclesial que sigue creciendo, gracias a una vitalidad renovada. Y ello con las marchas gloriosas dedicadas a la imagen por la sección juvenil de la banda de música Santa Cecilia de Montoro. Ello para cumplir con un itinerario devocional que tuvo su momento álgido cuando la Virgen llegó hasta los mayores del barrio, para llenarlos de alegría y emoción.

Cabe destacar, además, que la Asunción volvía a ser portada por costaleros. Un hecho que también engrandecía al cortejo. El trabajo llevado a cabo por Alberto Merino Juárez y su equipo fue sobresaliente, destacando también la presencia en este de Ángel García Sáez. Un joven capataz cuyo segundo apellido lleva el peso de una de las grandes sagas de capataces de Córdoba que, hoy, en el Figueroa volvió a escribir otro capítulo en la historia del costal cordobés. Como la Asunción en su barrio, en esa pequeña ciudad que, dentro de la ciudad, tiene sus propias fiestas patronales.