La madrugada más especial en la Consolación


Las alfombras de flores para la octava del Corpus las han preparado los hombres y mujeres de Emaús y los jóvenes de Effetá

Consolación
Preparación de las alfombras para la procesión de la octava del Corpus./Foto: LVC
whatsapp image 2019 06 30 at 08.57.20
Preparación de las alfombras para la procesión de la octava del Corpus./Foto: LVC

Alfombras de flores para recibir el paso de Su Divina Majestad. Así han amanecido las calles de la feligresía de la parroquia de Nuestra Señora de la Consolación que, en la mañana de este domingo, serán testigos de excepción del paso de Su Divina Majestad.

Un trabajo que ha dado comienzo a altas horas de la madrugada, para que todo esté impecable para la procesión de la octava del Corpus. Las alfombras las han preparado los hombres y mujeres de Emaús y los jóvenes de Effetá, realizando una preciosa labor, como puede apreciarse en las imágenes.

whatsapp image 2019 06 30 at 08.57.07
Preparación de las alfombras para la procesión de la octava del Corpus./Foto: LVC

Cabe recordar que esta octava del Corpus es una de las celebraciones emblemáticas de la Consolación. Y es que, como señalaba el párroco Joaquín Pérez en una entrevista concedida a La Voz, “la fiesta del Corpus, de por sí ya es importante. La Iglesia la concibe como una ampliación, diríamos, un momento de celebración más amplio del Jueves Santo. Yo siempre he tenido una gran devoción a la Eucaristía y lo que intento es que la parroquia se haga eco del gran regalo que es para el pueblo de Dios, para la humanidad”.

Consolación
Preparación de las alfombras para la procesión de la octava del Corpus./Foto: LVC

Es por ello que el sacerdote explicaba que “tratamos de darle todo el esplendor posible, por eso -como en otras parroquias- realizamos la procesión del Corpus. Con el tiempo ha ido tomando auge y hemos ido incorporando elementos, como el paso más adornado, una peana y una custodia de una mayor belleza. Y hemos implicado a los vecinos del barrio en la confección de alfombras, que hacen que todo el mundo -de alguna forma- se haga eco de esa gran fiesta de la Eucaristía”.