Miguel Ángel Lopera: “Hemos conseguido cosas que eran impensables, como cambiar el orden de los pasos”


En la siguiente entrevista, el candidato a la reelección como hermano mayor del Rescatado explica su proyecto y hace balance de estos cuatro años

hermandad
Miguel Ángel Lopera./Foto: Luis A. Navarro

Para el actual hermano mayor del Rescatado y aspirante a repetir los próximos cuatro años, Miguel Ángel Lopera, lo más importante de la cofradía del Domingo de Ramos es su patrimonio humano. Durante la siguiente entrevista no se cansa de repetirlo y pone por delante el amor a los titulares de la hermandad de los Trinitarios por delante de cualquier otro aspecto. Aquí sus reflexiones, su balance y el proyecto que presenta con la alegría de quien ama a su corporación.

-¿Qué le lleva a presentarse a la reelección?

hermandad
Miguel Ángel Lopera./Foto: Luis A. Navarro

-La junta cree que todavía le quedan cosas por hacer y, como tampoco se ha presentado nadie más, no queríamos dejar a la hermandad en un vacío de gobierno. Decidimos dar el paso otra vez y volvernos a presentar.

-¿Qué cosas les quedan por hacer?

-El principal proyecto es el humano. Conseguir que los hermanos se involucren en la cofradía, porque son la vida de la hermandad. Que se vuelquen con ella. Además, queremos fomentar más la acción social con nuestra comunidad trinitaria. En las cofradías no sirve tener mucho patrimonio, si luego el aspecto humano lo tienes apartado.

-¿Mantiene su junta de gobierno para el proyecto?

-Es prácticamente la misma. Hay tres o cuarto personas nuevas.

-¿Qué balance realiza del mandato que acaba?

-Para mí ha sido un orgullo, porque celebrar el 75 aniversario de la hermandad, el 75 de nuestra titular, más todas las cosas que se han ido haciendo. Y es motivo de agradecimiento total a mi junta de gobierno y a aquellos hermanos que se han implicado en todas las celebraciones y actos. Hemos hecho cosas, pro poco a poco, pensándolas mucho y con los pies en el suelo. Creemos que las cosas han salido bien, pero nunca llueve a gusto de todos. Lo hemos con toda la buena fe y hemos conseguido hitos que eran impensables, como cambiar el orden de los pasos, que siempre estaba ahí, pero todo el mundo le daba de lado. Cogimos el toro por los cuernos y dijimos, esta es la oportunidad.

-¿Cómo valora ese cambio en el orden de los pasos?

-Positivamente, porque de hecho es como tienen que ir las imágenes. A partir de esto vamos incrementando un poco más la nómina de nazarenos. Quieren hacer su promesa y la cumplen vistiendo el hábito de la cofradía.

-En estos cuatro años han realizado una apuesta firme por los capataces…

-Estamos contentos con ellos. Son gente de la casa, entraron de niños y se han hecho hombres. Han tenido buenos maestros, los anteriores capataces. Nosotros siempre apostamos por gente de la casa. Vimos que ellos (Javier Santiago y Carlos Quesada) estaban preparados y se dio el paso. Estamos muy contentos con ellos y con las cuadrillas. Hay cuadrillas dobladas, picos y gente que se queda fuera en las igualás.

-De estos cuatro años, con qué momento se queda.

-Me quedaría con muchos, pero sobre todo con la entrada de los dos titulares en la Catedral, ya que el Señor había estado en el templo, y dos veces, pero Amargura fue la primera vez y verlos juntos allí fue extraordinario.

-Cuando acabe su mandato dentro de cuatro años, si obtiene la confianza de los hermanos, qué le gustaría que se recordase.

-No tengo pretensiones de que se recuerde la labor que he hecho. Solo que se mantenga el trabajo y el amor a los titulares. Lo que espero es que entre sangre nueva y la cofradía vaya contando años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here