La despedida de Enrique León


Enrique León, junto a varios miembros de la junta de gobierno del Santo Sepulcro, en la representación de la hermandad en la procesión del Corpus./Foto: LVC
Enrique León, junto a varios miembros de la junta de gobierno del Santo Sepulcro, en la representación de la hermandad en la procesión del Corpus./Foto: Cabildo
Enrique León, junto a varios miembros de la junta de gobierno del Santo Sepulcro, en la representación de la hermandad en la procesión del Corpus./Foto: LVC
Enrique León, junto a varios miembros de la junta de gobierno del Santo Sepulcro, en la representación de la hermandad en la procesión del Corpus./Foto: Cabildo

La procesión del Corpus Christi, que este domingo recorría con la Custodia de Arfe, la Catedral y su entorno contaba con la participación de la práctica totalidad de las hermandades de la capital cordobesa. Una de ellas, la del Santo Sepulcro, contó con la particularidad de que su hermano mayor, Enrique León, iba a despedirse de este acontecimiento como máximo responsable de la institución penitencial de la Compañía.

Y es que, este años, llega a su final el segundo mandato de León al frente de la cofradía del Sepulcro. Ocho años en los que el actual hermano mayor y su cabildo de oficiales han seguido acrecentando el patrimonio de la hermandad del Viernes Santo, como se ha podido comprobar en piezas como el manto de Nuestra Señora del Desconsuelo en su Soledad. Sin olvidar que el palio también ha visto incrementados sus puntos de luz.

Pero, al margen del apartado patrimonial, León ha trabajado -durante casi una década- por implementar y consolidar el patrimonio humano de la cofradía. En este apartado, si algo ha sobresalido ha sido la creación de la Escuela de Nazarenos. Una iniciativa que, además de estar destinada a la formación de los más pequeños en el ámbito de la corporación, ha servido para estrechar los lazos históricos que unían a la parroquia, la hermandad y al colegio de La Inmaculada.

De ese proyecto nació la procesión del Niño Jesús de la Compañía que, además de convertirse en la primera salida procesional del año, ha conseguido que los más pequeños sean los grandes protagonistas. Y, sin duda, esa apuesta por la integración generacional en la hermandad podría ser el gran logro y legado que deje León de sus ocho años como máximo responsable del Santo Sepulcro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here