Una procesión del Corpus “de siempre”


procesión
Celebración del Corpus en la parroquia de la Trinidad./Foto: Jesús Caparrós
procesión
Celebración del Corpus en la parroquia de la Trinidad./Foto: Jesús Caparrós

La celebración de la Santísima Trinidad dejaba este domingo momentos muy especiales en la parroquia de San Juan y Todos los Santos. Ello gracias a la procesión del Corpus Christi en la que participaron las realidades que se integran en esta comunidad católica. Un acontecimiento que, a diferencia de los últimos años, mostró sensibles diferencias en la organización de la procesión.

De ese modo, la Custodia no fue sobre un paso portado a costaleros, sino que lo hizo bajo la forma tradicional, bajo palio y portada por el párroco de la Trinidad, José Juan Jiménez Güeto. El cortejó arrancó, además, en un lugar emblemático de la Obra Pía de la Trinidad, en la residencia de mayores que se halla en la calle Lope de Hoces. Allí, los ancianos que conviven en la misma habían dispuesto un altar.

La procesión prosiguió hacia la plaza de la Trinidad entre cantos eucarísticos y con un buen número de participantes, que pudieron contemplar el magnífico altar que dispuso el grupo de matrimonios de la parroquia, junto a la escuela de Artes y Oficios. Desde allí el cortejo se adentró en un templo que se hallaba a rebosar de fieles, que no quisieron faltar a una de las citas ineludibles de su iglesia, la misma que está consagrada a la Santísima Trinidad. Así lo recordó el párroco, durante una homilía en la que -recordando las palabras del Papa Francisco- animó a los presentes a formar parte de una parroquia en salida, que llegue a las periferias de la sociedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here